Zidane explota: “Ya te lo avisé, fui 100% claro contigo, no como tú…”

Estalla la guerra Real Madrid-Bale de nuevo y esta vez puede ser difinitiva

Zinedine Zidane ya se lo había avisado. Y dicen que quien avisa no es traidor y por eso Zizou tiene la conciencia bien tranquila. Cuando estaba echando a rodar el Real Madrid esta temporada, allá por el mes de julio, en la gira estadounidense, Zidane, en rueda de prensa, dijo aquello de que si Bale salía al día siguiente mejor que si lo hacía en dos o tres días. No podía ser más claro.

Aquel mensaje fue como una bofetada de realidad para Gareth Bale y para su ya famoso agente, Jonathan Barnett, quienes sabían de las intenciones de Zidane, pero el hecho de exponerlas en público ponía a los británicos contra la espada y la pared. Que a una gran estrella llamada a ser el hombre franquicia tras la salida de Cristiano Ronaldo se le trate de este modo, tan solo 12 meses más tarde, no deja de ser doloroso por mucho que ya se sepa.

Lo que ocurrió entonces fue que Bale aún tenía contrato con el Real Madrid, y no un contrato cualquiera no, sino un más que suculento contrato. Tres temporadas a razón de 17 kilos por año, lo cual suponen más de 50 millones de euros a pagar al de Cardiff. Y Bale no estaba dispuesto a renunciar a esta cantidad si no aparecía una oferta motivadora para el galés por mucha presión que sintiese desde la directiva y el cuerpo técnico del club.

Paso el verano y esa oferta no llegó. Y Bale no salió ni ese día, ni al día siguiente, ni al otro. Gareth se quedó en Madrid para ganarse un puesto y para cobrar esos 17 millones firmados. Mientras el Madrid se rehacía Zidane, que no tiene ni un pelo de tonto (...), le utilizó para beneficio del equipo en el inicio de temporada pero una vez el Real Madrid ha recuperado sino todo, gran parte del nivel que Zidane quería, Gareth Bale está de nuevo muy fuera de la plantilla blanca.

Gareth Bale

Por ello se ha llegado al mismo punto que en pretemporada. Zidane quiere que Bale salga para dejar hueco a otro galáctico que el francés si quiera en su equipo, la directiva desea que salga por ese mismo motivo y tanto Bale como su agente están, de nuevo, rastreando el mercado para ver si esta vez si, surge alguna oferta que seduzca al galés más que esos casi 40 kilos que aún le quedan por cobrar del Real Madrid.