¡La oferta por Neymar que pone los pelos de punta a Leo Messi!

Jarro de agua fría para el Barça

Se sabía que era una cosa complicada aquello de tratar de llevar de vuelta a Neymar al Barcelona. Y se sabía porque el PSG es el mejor amigo que todo club desearía, pero el peor enemigo que se puede buscar una entidad. Para bien, satisface con creces; para mal, te hace sentir purgaciones. En su día Neymar tomó una decisión que reventó al Barça cuando dijo que se iba rumbo a París, eso no sentó bien a los dirigentes culés que, ahora, sin embargo, han pasado por el aro y tratan de hacer que el carioca regrese.

Josep Maria Bartomeu ha atendido en parte la proposición de su gran estrella y líder del vestuario Leo Messi y de su álter ego en la plantilla, Luis Suárez, que recomendaban tirar el resto por vestir a Ney de culé una vez más. Argentino y uruguayo saben de qué pie cojea el brasileño y conocen la forma de hacerle reconducir todo el infinito potencial que tiene en sus botas hacia la consecución de la sexta Champions League para el Barcelona.

Bartomeu, presidente del Barça

Pero claro, esto es más fácil de decir que de hacer. Primero Bartomeu firmó un acuerdo con Griezmann (antes de saber del disgusto de Neymar) que ha costado 120 millones, lo cual ha alejado más al de Sao Paulo de Can Barça. Después el PSG se ha negado en redondo a recibir jugadores por su estrella, quiere el dinero invertido de vuelta, es decir, 222 millones de euros, una cifra inalcanzable para el Barça.

Y hasta este momento ese era el gran obstáculo del Barça, convencer al Paris Saint Germain de que dejen marchar a Neymar. Pero ahora ha surgido un nuevo óbice que pone en una situación aún peor a los dirigentes del Camp Nou en las negociaciones. Porque la otra estrella parisina, Kylian Mbappé, ha manifestado públicamente el deseo de que Neymar se quede en París, y no solo eso, ha sido casi una súplica, cariñosa y sincera, con la que espera convencer a Neymar y ganar muchos títulos con él. Y al ex del Barça le ha tocado esa oferta, y empieza a sopesar quedarse y triunfar en París. Además esa muestra de afecto no ha llegado sola, Marco Verratti ha hecho lo propio.

Esa era la tercera vía posible que manejaba Bartomeu, que Neymar cambiara de opinión y deseara ser ese jugador total esperado por todo en la capital de Francia. Parece que este camino está más cerca y el antojo de Messi y Suárez cada vez más lejos.