Y por si no fuera suficiente con Neymar… ¡estalla otra bomba en el PSG!

Habrá acciones legales de por medio y un lío interno que aterroriza a Thomas Tuchel

Todo puede pasar, pero si hay un gigante del continente que tiene todas las papeletas para ser un polvorín este año, y en las próximas fechas, ese es el PSG de Nasser Al Khelaifi. Porque la guerra empezó pronto, justo cuando empezaba el culebrón Neymar (que provocó en cierta medida y a partes igual tanto el Barça, por su renovado interés en vestir al brasileño de culé, como el mismo jugador, que no solo se dejó querer sino que forzó al máximo para salir) fueron varios compañeros los que salieron al paso de la situación y clamaron por una solución, entre ellos Julian Draxler o Marco Verratti; después estalló el conflicto interno que se vivía entre el entorno del jugador y la directiva parisina. Ahora todo es una incertidumbre.

Ya que se oyen los ecos de esa batalla que amenaza con trasladarse desde la grada y contra de Neymar en cuanto pise el césped del Parque de los Príncipes, hasta el verano próximo (incluso este mismo invierno) cuando el Barça retomará el ataque, ya con las arcas más saneadas presumiblemente, por el carioca, pasando por las charlas del 10 de la canarinha con su entrenador y sus compañeros.

Thomas Tuchel, entrenador del PSG

Pero esa no es la única cruzada que se avecina para un Al Khelaifi que empieza a ver el fútbol como un ambiente más complejo e impredecible que el mundo de las finanzas. Porque ahora ha salido a la luz la rebeldía de su última incorporación, Mauro Icardi, que se negó a entrenar con el Inter de Millán, tratando de forzar su situación desesperada, en lo que es un comportamiento que ni gusta y que se puede repetir. Pero no solo eso, sino que el jugador piensa denunciar al club italiano por apartarle del grupo.

Y por si no fuese suficiente es ahora el conjunto nerazzurri el que amenaza con poner una contradenuncia por vulnerar la responsabilidad del jugador de entrenarse (y por un largo periodo de tiempo, concretamente desde el 1 y el 15 de julio). Thomas Tuchel, que ve esto desde la barrera, está aterrorizado con la que se le viene encima. No solo es Neymar y el recibimiento de la afición, ni el curso legal de Icardi, que viene cedido con opción a compra desde el club con el que está enfrentado, el Inter; es también cómo puede afectar todo ello al vestuario…

Icardi, con el PSG