¡Ya está!: El PSG prepara la oferta por el sustituto de Neymar

El brasileño se acerca a España y el Madrid toma ventaja

Cuando el árbitro pito el final del duelo entre el Rennes y el PSG ayer y el marcador reflejaba un 2-1 en contra, en París se dispararon todas las alarmas. Las cámaras de televisión no hacían más que enfocar los rostros serios de Leonardo, Nasser Al Khelaifi y Thomas Tuchel: su equipo perdía en la provincia de Bretaña, en el segundo encuentro de esta temporada y, lejos de reaccionar, los Kylian Mbappé parecían un juguete roto. Se vio un equipo voluntarioso pero sin la chispa de otras veces, sin capacidad para desarbolar a las defensas francesas, una cualidad que el año pasado se veía casi a cada instante.

Quizá sean los despistes del caso Neymar o quizá el equipo se relaje en exceso en la competición doméstica, sabedor de que el perder puntos no le impedirá acelerar en un momento dado y llevarse la liga de calle. Sea como fuera, el PSG está nervioso y eso se nota en el terreno de juego. De hecho el entrenador fue el primero en manifestarlo, acometiendo una revelación a la prensa tras el duelo que se identificaba con ese sentir; no podemos perder a Neymar y no traer a nadie que le sustituya, decía.

Neymar y Mbappé

Neymar está casi fuera, es cuestión de tiempo que llegue el ok del PSG a la oferta de Madrid o Barça, solo que los dirigentes trabajan a conciencia para firmar un recambio de altura, y es esa tensa espera lo que ha desatado el nerviosismo. Pero esa espera ha acabado, el jeque ha elegido y ya hay oferta. Desde París esperan presentar 80 millones en Turín para conseguir el traspaso de Paul Dybala, que aceptaría de buen grado llegar al proyecto parisino. Y en este caso el deseo del jugador se va a imponer, si quiere salir, los italianos le darán la carta de libertad, aunque, eso sí, la Juve pedirá 100 por el argentino.

Y de esta negociación está al tanto Florentino Pérez que espera con ahínco que La Joya fiche por el PSG para tomar vía libre a la entrada de Neymar en la casa blanca. Este movimiento es clave: con un sustituto, ya nada podrá detener la salida de Neymar, y el Madrid tiene la promesa de Al Khelaifi de que el brasileño solo saldrá por bastante dinero y algún jugador, lo que descarta al Barça.