¡Bomba contra el Madrid: el crack que se va al máximo rival!

Intercambio que enfurece a Florentino Pérez

Errante y vacilante, así son los últimos pasos que el Real Madrid está realizando en sus respectivos compromisos veraniegos, donde ni da el nivel ni se acerca a las pretensiones que la inversión realizada, cerca de 300 millones, exige. Pero además, lejos de disipar dudas y acercar certezas, el segundo proyecto de Zinedine Zidane se tambalea y es desde lo deportivo, donde no consigue encerrar los fantasmas sueltos que acobardan al grupo que fue capaz de llevarse tres Champions League consecutivas (con excepción de Cristiano Ronaldo, que no es poco).

Irreconocibles los veteranos, poco adaptados los nuevos. Esa es la imagen que los madridistas están dando en este inicio de curso. Y además han llegado duras lesiones que incrementan las dudas y los recelos de aficionados y presidente. El último está luchando por acercar el gran objetivo: Paul Pogba, mientras toca otras metas propias, como Neymar (el dirigente sabe que el brasileño no solo sería un golpe estratégico mortal para el Barça, sino una fuente de ingresos extradeportivos muy rentable) por si el francés no llega.

Paul Pogba, en una promoción

Esa obsesión por el mediocentro galo de Zizou puede acabar en tragedia por dos motivos: uno es que el jugador se quede en Manchester al no conseguir reunir la cifra de 180 millones que exigen desde Inglaterra al Madrid; el otro es que los esfuerzos invertidos en Pogboom disipan otros tantos por otros objetivos, algunos a tiro, del Madrid, como el citado crack brasileño del PSG o Christian Eriksen.

Y encima pueden favorecer a terceros equipos rivales directos del Madrid. Como es el caso del Atlético de Madrid que anda detrás de la venta del Ángel Correa al AC Milán, de hecho su agente está en la ciudad italiana para ello, pero al club colchonero le ha llegado un interés que puede ser beneficioso y ha bloqueado esta opción. Y es que el Tottenham ha manifestado su deseo de contar con el punta argentino en una operación a tres bandas que podría acercar a Eriksen al club madrileño. Con James Rodríguez cada vez más lejos, el danés es un deseado en el Wanda que, además, vería en el centrocampista de los spurs una puñalada gorda a su vecino capitalino.