El enfado en Liverpool que puede acabar con una de sus estrellas en Madrid

El vestuario red más dividido que nunca

 

Una nueva jornada en la Premier League y el Liverpool aún es más líder. El Manchester City perdió el primer partido de la temporada y ha sumado 10 puntos de los 15 posibles mientras que el Liverpool ha ganado sus 5 encuentros sumando los 15 correspondientes puntos. No ha podido empezar mejor el equipo de Jürgen Klopp.

El Manchester City perdía este fin de semana contra un recién ascendido como el Norwich. El equipo de Guardiola fue el dueño del balón pero no pudo superar a un equipo bien trabajado y que tiene a uno de las revelaciones del campeonato como es el finlandés Pukki. El City está ya a 5 puntos de distancia del Liverpool. No pueden permitirse más traspiés si no quiere acabar demasiado pronto muy lejos del Liverpool.

En el Liverpool las cosas van mucho mejor, de momento. No hay que olvidar que aún es Septiembre y que el Manchester City no va a dejarse llevar de aquí a final de año. Si quiere el Liverpool ganar la Premier League deberá seguir, al menos, al mismo nivel que está demostrando hasta ahora. Este fin de semana el campeón de Europa venció 3-1 al Newcastle en un partido que comenzaron perdiendo.

Tras el gol inicial de las ¨urracas¨ el Liverpool fue un vendaval. Con Firmino como hombre clave en la delantera del equipo lanzando a Mané y a Salah. El brasileño no marcó pero asistió en dos de los 3 goles del equipo de Liverpool.

Mané marcó dos goles y Salah uno. Parece que ambos se han reconciliado tras su pelea en el campo el día del Burnley. Mané recriminó a Salah su egoísmo y ambos se enzarzaron en una dura batalla dialéctica. El episodio parece olvidado, de hecho Mané dijo el sábado tras el partido que se habían reconciliado.

Pero son muchas las voces que dicen que el mal rollo aún persiste y que Mané cansado de ser siempre la estrella tapada quiere salir del equipo. El Madrid está atento pues es un jugador que le encanta a Zidane y que podría dar el salto de calidad necesario para volver a tener un equipo con desequilibrio en la delantera. Mientras tanto Klopp quiere seguir a lo suyo. La Premier le espera. Pero aún es Septiembre. Queda un mundo.