De Gea cava su tumba para jugar en España

No imaginas quién ha ninguneado esta semana al portero madrileño (Antes eran amigos...)

El portero madrileño del Manchester United, titular indiscutible con su club y capitán de los red devils ha concedido una entrevista esta semana en la que a asegurado, entre otras cosas, que su club es el más grande de Inglaterra y que espera estar allí por muchos años. De hecho, David renovó hace poco con el club de Manchester hasta el 2025, fecha en la que el guardameta español tendrá 35 años. José Mourinho criticó esta semana la renovación por se en su opinión demasiado alto el salario del portero en comparación con las ofertas que podía tener fuera del club.

David De Gea

Que el capitán del Manchester United es más valorado en Inglaterra que en su país, España, es de sobra conocido. De Gea fichó por el Manchester United en 2011 tras unas buenas temporadas en el club en que se formó, el Atlético de Madrid. Tras varias buenas temporadas en Inglaterra se ganó el puesto de titular en la selección española (ayudado también por el final de Iker Casillas en la selección tras casi dos décadas como internacional) y fue entonces cuando, tras sus malas actuaciones, perdió casi todo el crédito entre la hinchada española, tanto que terminó perdiendo la titularidad de la roja en favor del también portero de la premier, Kepa Arrizabalaga. 

En la entrevista que tenía lugar esta semana, el madrileño afirmaba que la premier es para él la liga más competitiva y en la que más pasión hay. Lo que está claro es que De Gea no echa de menos la Liga y que por el momento ni se plantea el volver a la competición española en un futuro próximo. Sus objetivos a corto y medio plazo pasan por realizar una gran temporada en su actual club que no está viviendo sus años más gloriosos ni mucho menos, viéndose fuera de la gran competición europea y sin opciones de competir por la Premier League desde hace ya algunas temporadas.

Que De Gea recupere el crédito y confianza en su propio país será algo más costoso, pero como gran portero que es está en sus manos (y nunca mejor dicho) lograrlo.