Manchester y Juventus planean dejar fuera al Madrid por Pogba

Un intercambio brutal que refuerza a sendos clubes

Es uno de los culebrones del verano, al menos hasta la irrupción de Neymar. Paul Pogba lo ha precipitado con su doble deseo de ponerse a las órdenes de Mauricio Sarri o Zinedine Zidane. Su intención, absolutamente irrevocable, es irse del Manchester United. No hay vuelta atrás. El resto de su estrategia para lograr su objetivo recae en su agente, Mino Raiola, uno de los negociadores más duros del mercado y al que temen todos los clubes por las millonarias comisiones que trata de inocular en los fichajes.

Para bien o para mal, si se quiere llegar a Matthijs de Ligt y Paul Pogba hay que pasar por Raiola. Y en esa tesitura están Juventus, Manchester United y Real Madrid, un triángulo vicioso en el caso del galo que trae de cabeza a red devils, blancos y bianconeri. En este juego cada una de las partes ha ido desconfiando de la otra, tratando de posicionarse favorablemente de acuerdo a sus intereses. Los ingleses intentando sacar dinero y algún jugador de altura por a transferencia; los blancos tratando de quitarse un descarte de Zizou, involucrándolo en la operación; y los italianos recabando méritos para abaratar no solo al francés, sino al holandés.

Paul Pogba, de promoción

Parecía hasta el momento que la intención de incluir jugadores en la operación daba cierta ventaja al Madrid, pero ha aparecido un tercer futbolista por el que están de acuerdo Juventus y Manchester que acerca posturas entre ambos y aleja al deseado de Zidane de Madrid.

Sergej Milinković-Savić es una vieja aspiración juventina para la medular. Con recorrido y gol, el serbio puede cumplir con suficiencia el puesto de pivote en cualquier grande, y eso no solo lo saben en Italia, los ingleses también se han fijado en él. De tal forma que si Raiola y los diablos rojos acuerdan deshacerse de Pogboom lo harán con la promesa turinesa de permitir vía libre a la incorporación del aún pupilo de Simone Inzaghi, que se vestiría de rojo por 100 millones de euros.

Por supuesto, en esta ecuación sobra una variable: el Madrid…