Llega la traición de un amigo de Leo Messi

Quiere un desafío de altura y ganar la Champions, pero fuera del Barça

Ya lo dijo Leo Messi al comienzo de la pasada campaña, la Champions League es la obsesión culé. Está en la cabeza de la afición, de la directiva, del cuerpo técnico y, sobre todo, de sus estrellas, entre ellas el argentino y Luis Suárez. El astro albiceleste ha meditado mucho la cuestión tratando de vislumbrar los fallos que han cometido estos años y que impiden al Barça, pese a la inversión y un equipo plagado de estrellas, alzar la orejona otra vez. Un asunto peliagudo este, más si cabe cuando el Real Madrid se ha hecho con cuatro de las últimas seis disputadas. Un golpe duro para Leo.

Y el 10 del Barça, junto a su amigo uruguayo, consideran que, además de fichar y contar con una gran plantilla, necesitan cracks de altura y con buena conexión entre ellos. Lo cren así y por eso quieren a su lado a dos piezas con las que ya han levantado el trofeo de la Liga de Campeones. Uno es Neymar, y su historia con el Barça está en boca de todos. El otro es Dani Alves, que tiene amistad con parte de la plantilla y ese gen ganador que buscan. Sin embargo otro viejo conocido ha tentado al brasileño y ahora Alves solo ve Inglaterra como destino.

Porque la llamada de Pep Guardiola, a sus 36 años y afrontando sus últimas patadas al máximo nivel, ya no puede rechazarla. Eso ocurrió en 2017, pero ahora es diferente. Alves ve muy consolidado el proyecto de Pep y este año, los de Manchester, sí parecen decididos a llevarse todos los trofeos, especialmente el que acredita a un club como el mejor del continente. Además le gusta la Premiere League. Son dos desafíos que quiere cumplir antes de retirarse, por lo que sopesa esta opción por encima de la del Barça.

Pep guardiola, con el Manchester City

Alves sabe que la banda derecha de los citizens ya tiene dueño, Kyle Walker, pero confía en sí mismo para dar la vuelta a esa situación. Asimismo, piensa que si el técnico catalán ha preguntado por él es porque piensan en una solución que de salida al otro lateral derecho, también brasileño, que no ha terminado de cuajar: Danilo.

Con este panorama, Alves tiene ante sí uno de los desafíos más grandes que le quedan por cumplir, por lo que en los próximos días podría lanzarse a por él.