¡Tiemblan! La revolución de un equipo español que amenaza a Barça y Madrid

Florentino Pérez y Josep Maria Bartomeu miran de reojo a esta bomba

La revolución en el mundo del fútbol ha llegado a base de inversiones extranjeras. Siempre ha habido la fijación de los ricos en hacer negocio con el deporte. O al menos el capricho de comprarte un equipo y poder gestionarlo. En EEUU con la liga de franquicias era más habitual y es menos sangrante que en España.

Allí si un magnate o nuevo rico compra una franquicia puede hasta cambiarla de sede. Llevársela a otra parte de Estados Unidos. Puede cambiar el escudo. A ojos de Europa nos parece una locura pero allí se ha normalizado y aunque no es muy habitual sí que ha pasado en los últimos años.

Por ejemplo los Houston Rockets comenzaron su andadura en San Diego. Sin embargo en 1971 tras su venta se trasladaron a Houston, siendo el primer equipo tejano de la NBA. Ha pasado también con Golden State Warrios que comenzó siendo un equipo con base en Philadelphia en los 40. En los 60 se trasladaron a San Francisco y en 1971 adquirieron el nombre actual.

Hay mucho más ejemplos como los antiguos Seattle Super Sonics que ahora son Oklahoma Thunders.

Como digo en EEUU siendo una liga cerrada no es una locura aunque siempre hay sentimientos de pertenencia a un club al igual que en Europa que pueden ser dañados.

El último en desembarcar en España ha sido el príncipe de Arabia Saudi Turki Al-Sheik. El príncipe llegó hace tres semanas y ha puesto patas arriba Almería. Compró el club, cambió de entrenador, ha fichado a 13 jugadores dando de baja a 12, incluso fichó a un jugador que quería el Manchester United. La gente estaba loca con él.

Turki Al-Sheik

Pero sin embargo ayer el club puso un tweet donde preguntaban a sus aficionados que les parecería una nueva equipación y un nuevo escudo diseñado por el equipo del príncipe. La gente de Almería ha convertido en crítica las alabanzas. La ciudad es un clamor.

Sin embargo los planes del Turki son inmensos. Quiere construir la ciudad deportiva más grande de Europa con 200.000 metros cuadrados. Quiere amenazar el trono de Madrid y Barcelona. Tiene dinero y tiene muchas ganas. Florentino Pérez y Bortomeu ya miran de reojo a Almería. Lo que era un desierto puede convertirse en un oasis. Veremos como acaba.