Conte fuerza a un delantero de clase mundial a revelarse

El jugador baraja solicitar el ‘transfer request’

Una defensa aguerrida y experimentada, un centro del campo con músculo y recorrido y una delantera con al menos un nueve de los de antes, fuerte, con juego aéreo y gol. Esas son las tres recetas que ha pedido Antonio Conte a Steven Zhang, presidente nerazzurri, para crear su nuevo Inter de Milan, con el que pretende llegar lejos en la próxima Liga de Campeones.

La fórmula carece de magia, simplemente es tan antigua como el fútbol italiano y su otrora legendaria capacidad de competitividad, hoy perdida con excepción de la Juve, al menos en los que a clubes de fútbol se refiere. De esta composición compuesta por un terceto de eficacia probada, la de acertar con el punta es la más compleja y más sensible, puesto que sin gol el trabajo del resto del engranaje queda vacío. Eso lo sabe Conte mejor que nadie y hace tiempo que ha elegido un futbolista que se adhiere a la perfección a su idea de la resolución.

Romelu Lukaku es el escogido. Su corpulencia, su calidad y su olfato, cree el entrenador italiano, han sido mal dirigidos en Inglaterra y él considera que puede sacar todo el jugo al fútbol del belga en su Inter. El Manchester United quiere conservarlo pero el jugador, sabedor del interés del club milanista, ha pedido salir, y tanto futbolista como club están ejerciendo presión para hacer ceder a la directiva de los Red Devils

El entrenador del Manchester United

La discordia es la cantidad fijada. Los de Old Trafford quieren una cifra por él bastante elevada, 80 millones y tirando hacia arriba, mientras que en Italia solo van a llegar a los 65 millones. Pese a que el club inglés tiene la última palabra, el entorno del jugador se está movilizando y están dispuestos a solicitar el temido transfer request para obtener la carta de libertad.

Lukaku, jugador pretendido por el Inter

La promesa de Lukaku a Conte es firme y tanto Diablos Rojos como los dirigentes de La Beneamata están condenados a entenderse: el belga volará rumbo a San Siro este verano más tarde o más temprano, y, seguramente, desde Australia, donde se encuentra haciendo la pretemporada el equipo de Solskjaer.