Cristiano Ronaldo ficha a un crack ¡y traiciona a un amigo!

Maurizio Sarri está encantado

Se puede calibrar el daño que infringe en un gigante europeo caer con estrépito en la máxima competición continental, la Champions League (y cuando se tiene al que hasta el momento era la principal inversión y esperanza del equipo) observando su forma de actuar en lo sucesivo. Principalmente en su forma de reforzarse de cara al mercado veraniego. Y la Juventus está en casi todos los rumores y certezas.

De unos se le ha relacionado con jugadores como Neymar o Paul Pogba, de otros ha confirmado especialmente la llegada de Mathiijs de Ligt, el central deseado. Cristiano Ronaldo tiene mucho peso en estos esfuerzos estratégicos y económicos que están haciendo los bianconeri. En Turín nos les vale con el Scudetto, quieren la orejona y se están moviendo para formar un plantel con aspiración total al título.

Para ello, su entrenador, Maurizio Sarri, quiere evaluar las piezas que tiene y tocar otras que desea. Una de las que tienen que buscarse sitio fuera de Turín es Gonzalo Higuaín, y desde la cúpula turinesa se han percatado que el argentino es un agente clave en precipitar otras llegadas y salidas, principalmente una que gusta y mucho al míster ex del Chelsea: Mauro Icardi.

Gonzalo Higuaín, con la Juve

Hay otros equipos al acecho del delantero argentino, pero la Juve cree haber dado con la tecla para firmarlo: mover al Pipita y desencadenar que Icardi se vista el traje de La Vecchia Signora, mientras terceros se benefician del movimiento y que todo quede en casa, en la Serie A, en Italia. Por un lado, Antonio Conte no cuenta con Icardi para su Inter de Milan, quiere a Romelu Lukaku, cada vez más difícil, y a Edin Dzeko; por otro la Roma anhela la incorporación de Higuaín para suplir al punta serbio de 33 años.

Así las cosas, si el equipo de Sarri se hace con Icardi, dejará libre a Higuaín y la Roma a Dzeko, moviendo delanteros desde Turín a Roma y desde Roma a Milan dejando un bienestar generalizado en las tres ciudades trasalpinas. El tripe movimiento, además, favorece los intereses de los tres jugadores, que les gusta su lugar de destino.