Se va con Antonio Conte: la estrella que cambia a Zidane por el Inter

Fichaje en el Giusseppe Meazza

Toda etapa tiene su final. Y el de Luka Modric, en concreto, está muy cerca de acabar, pues tanto el propio jugador como el Real Madrid creen que lo mejor para ambas partes es separar sus caminos este verano. Una decisión premeditada, que se tomó hace ya un tiempo, pero que no se hará oficial hasta que no finalice la campaña. Un momento en el que también acaba el contrato del internacional croata.

Y no hay ninguna intención en renovar, ni hay conversaciones en curso. Para empezar, porque el ganador del Balón de Oro y del ‘The Best’ en 2018 tenía claro que deseaba comenzar una nueva aventura y firmar un último gran contrato antes de retirarse. Además, había perdido su condición de titular para Zinedine Zidane, si bien en las últimas semanas ha recuperado el puesto.

Pero el ex del Tottenham Hotspur ha sido el gran perjudicado por la recuperación de Isco Alarcón y Toni Kroos y la sensacional irrupción de Fede Valverde. Y, si bien es cierto que el ‘10’ también está rindiendo muy bien últimamente, no pasa desapercibido que, a sus 34 años, ya no es el mismo de antes y el físico no le aguanta para jugar los 90 minutos cada pocos días. 

En definitiva, Modric y el Madrid se divorciarán próximamente, pero siempre desde el respeto y desde el cariño. Y, como agente libre que es el 30 de junio, desde el pasado día uno de enero el genio de los Balcanes ya puede negociar sin ningún problema su contrato con otro club. Y, si bien había varios interesados, con el Inter de Miami de David Beckham entre ellos, ya tiene nuevo club.

Y se trata de otro Inter, el de Milán. Antonio Conte le ha convencido para su proyecto, en el que espera ser importante, y pasar dos años en la Serie A antes de irse a China, al Jiangsu Suning, equipo afiliado, para retirarse cubierto de oro.

No suena mal.