¡Andrea Dovizioso también se rinde y dice adiós!

Pero Marc Márquez tiene un miedo desconocido

En cierta forma, cuando uno se siente invencible, le sale todo y tiene el ecosistema perfecto son solo para crecer, sino para dominar y hacerlo con cierta facilidad, entonces es cuando los rivales pasan de respetarte a temerte, incluso a pensar en tu invulnerabilidad. Y algo así es lo que vive ahora mismo Marc Márquez, que en Cheste, en el adiós de su compañero de equipo y ex campeón del mundo, Jorge Lorenzo, volvió a dar un golpe sobre la mesa.

El de Cervera volvió a ver antes que nadie, y en honor a él, la bandera arlequinada de meta. Una victoria más, 25 puntos puntos más, campeón del mundo, Honda campeón por equipos y su hermano, Álex Márquez, campeón del mundo de Moto2. ¿Puede alguien superar una temporada como esta, puede haber algún límite más de los impuestos por el catalán esta temporada?

Marc y Álex Márquez

Será complicado. Marc se ha ido a los 420 puntos para un total de una docena de victorias -las cuatro de suelo español, además de Argentina, Francia, Alemania, República Checa, San Marino, Tailandia, Japón y Australia- y cinco segundos puestos, en las restantes menos Estados Unidos, donde no puntuó. O lo que es lo mismo, el de Lérida siempre ha sido primero o segundo. ¿Y cómo lo ven esto sus rivales? Negro, muy negro.

Al menos eso ha dicho Andrea Dovizioso, segundo en el podio (aunque a 151 puntos), que se mostraba muy insatisfecho especialmente con el hecho de haber perdido el mundial por equipos y aseguraba que a este nivel es imposible ganar a Márquez, aunque espera que la temporada siguiente sea diferente. Ahora mismo, eso sí, deja la lucha con el catalán por imposible y abandona la temporada con mal sabor de boca.

Desde luego para el de Repsol Honda lo será, toda  vez que tendrá otro compañero de equipo, y rival, pero está vez al que le une el mayor lazo sentimental, porque su compañero, a expensas de la confirmación, será su hermano, Álex Márquez. Esto para los dos será raro y complicado, y puede suponer un miedo o una distracción para el campeón del mundo. ¡Que empiece ya!

Marc Márquez