Marc Márquez habla de esta tragedia ¡Terrible!

El octacampeón nos conmueve

Marc Márquez es, a día de hoy, el único deportista en activo de España con capacidad real de tratar de acercarse un poco a la estela de Rafa Nadal en la historia del deporte español, donde el tenista de Manacor es ya por derecho propio el mejor de siempre y aspira a serlo en su propia disciplina deportiva, donde está a solo un Grand Slam de Roger Federer (por los 20 del suizo, el español aporta 19, eso sí, tanto el balear como Novak Djokovic han compartido siempre su espacio vital con el de Basilea y entre ellos, algo que en un principio no hizo Roger)

Más allá del tenis, Marc, que aún tiene muy lejos llegar a convertirse en ese aspirante al trono ibérico, al menos está en el camino de lograrlo. Con ocho títulos de campeón del mundo, seis en la categoría reina, de momento ya tiene al alcance a Valentino Rossi, con siete, un límite que parecía imposible. Tanto que algunos ya empiezan a preguntarse si será capaz de llegar a los 8 de Giacomo Agostini, que logró 15 en total.

Marc Márquez

El gran campeón de Repsol Honda, que este año correrá con el enemigo en casa (nunca mejor dicho, ya que su hermano Álex Márquez fichó por la marca nipona), tendrá en mente alcanzar Il Dottore y revalidar el cetro, a la vez que podría marcar a fuego su leyenda en el circuito. Aunque por ahora se recupera de una lesión de hombro tras operarse: la intervención ha sido un éxito.

Sin embargo Marc, todo un campeón, sí nos ha puesto al corriente de una terrible suceso que marca su vida y la de millones de personas en todo el mundo y sobre la que quiere que el ciudadano y los políticos se conciencien: el Cambio Climático, el mal de nuestro tiempo. Con motivo de la Cumbre del Clima de Madrid COP25, él, junto a Carolina Marín y Ona Carbonell ha querido mandar un mensaje de acción al respecto: “no hay tiempo que perder”. “Ya estamos sintiendo los efectos del cambio climático”. El público y los espectadores no han tardado en aplaudirle, incluido Pedro Sánchez: Bravo Marc.