¿Bale a subasta? Cuatro destinos sobre la mesa del galés (y una que incendia el Real Madrid)

Mientras suenan rumores de trueque con el Manchester United, en la operación entran varios actores inesperados. Uno, un club de la Premier League con el que nadie contaba.

Gareth Bale está más de actualidad que nunca en este parón por partidos de Selecciones. Después de anotar un Hat-Trick en la victoria de su país sobre China, y convertirse todavía más en una Leyenda del fútbol galés, el extremo de Cardiff está viéndose implicado, una vez más, en una serie de rumores que le sitúan fuera del Real Madrid la próxima temporada. Nadie es ajeno a la situación que Gareth está viviendo esta campaña en Chamartín. Hace tiempo que se recuperó del todo de sus problemas físicos, que le han traído de cabeza cerca de un año, pero Zinedine Zidane no termina de confiar del todo en su estado. Apenas completa partidos, y últimamente incluso ha perdido la titularidad en choques importantes, en favor de Marco Asensio y/o Lucas Vázquez. 

Ante esto, la Premier League, y el Manchester United, han vuelto a tocar a la puerta del madridista. El deseo por parte de los Diablos Rojos de contar con Bale no es un secreto, y el propio Jose Mourinho ya lo dejó bien claro el pasado verano, cuando el United y el Madrid se enfrentaron en la International Champions Cup, y después en la Supercopa de Europa. No obstante, las relaciones entre los ingleses y los blancos no son excesivamente cordiales, a raíz del caso De Gea, que todavía colea. De hecho, el portero español sigue siendo un objetivo sobre el cual el Manchester se niega a negociar. Por esto, parece que el traspaso de Bale es también complicado.

Bale 

Sin embargo, a este culebrón se empiezan a sumar otros actores, y éstos comienzan a ser pintorescos. En las últimas horas, algunos medios han hecho llegar el rumor de que Bale podría recibir una oferta bestial del fútbol chino, de esas que quitan el hipo: nada menos que 130 millones de euros. El problema es que el galés no ve con buenos ojos el marcharse a China por motivos evidentes: perdería caché y capacidad competitiva. Deportivamente, sería un paso atrás en su carrera. Así que, Asia, por ahora, no.

 Las opciones se reducen al PSG, otro equipo que sonaría precisamente por el hipotético desembargo de Neymar en el Madrid (un cambio de cromos que parece inverosímil), y un conjunto inesperado (pero mucho) de la Premier League: El Chelsea. Puede que los intereses que el Real Madrid tiene en determinados futbolistas del conjunto Blue, como Eden Hazard, o Courtois, contribuyan a un posible negocio entre ambas entidades. Lo que parece claro es que Bale quiere ir a Inglaterra y a ningún sitio más, y todo esto siempre que salga del Madrid, algo que, por ahora, se resiste a hacer.