¡Ahora está muy difícil! Se aleja este crack que estaba cantado

Media Europa le quería pero ha renovado por cuatro años con su actual equipo

La irrupción de un joven talento en Europa es como una chispa en ebullición que se propaga en todas las direcciones, topándose con esos epicentros que, al activarse, se vuelven inestables y lanzan replicas capaces de crear un maremoto en toda Europa. Llegan de Liverpool a Madrid, pasando por Barcelona, Turín o París y se construye un efecto llamada que llama a la guerra económica. Si ese talento se destapa en una gran liga o en competición europea, este terremoto sacude a todo el continente.

No hay tantos, pero los que hay son muy seguidos, y si el club de origen es habilidoso puede ser capaz de lograr una gran suma por él. Los clubes menos poderosos asumen que si el talento es imparable tarde o temprano saldrá, solo puede retrasar esa salida y encarecerla, que nos es poco. Puede que, al extender esa venta, el joven se apague con tanta prontitud como inició su brillo, perdiendo la posibilidad de explotar su relación calidad-precio-juventud creada.

Lewandoski, con el Bayern

Timo Werner tiene un poco de ambos efectos. Le ha querido o han preguntado por él el Real Madridde Florentino Pérez, PSG o Juventus, pero es el Bayern quien, quizá por cercanía, más ha pujado por él en la sombra, aunque, y eso sí es achacable a los dirigentes bávaros, sin la suficiencia de presentar una oferta por el futbolista. Tal vez porque el delantero ofrece dudas de regularidad. Y RB Leipzig, que se huele la tostada, se ha adelantado a ofrecerle estabilidad al jugador en forma de renovación por cuatro años.

En la masa social del Bayern se ha entendió poco la ausencia de movimiento por el joven talento alemán y ahora puede haberse complicado. Primero porque el RB Leipzig no es un club desvalido y tiene recursos económicos; segundo porque hay otros equipos que siguen su pista, y tercero porque el futbolista parece cada vez más asentado en su actual equipo, máximo con el aumento de sueldo que ha obtenido, y porque mientras Robert Lewandoski esté en el Bayern ve pocas opciones de disputarle el puesto referencial. Hoy por hoy Timo Werner no se va a mover.