El Bayern de Munich pone muy nervioso al Real Madrid por esto…

Están intentando convencer al jugador y Florentino está enfadadísimo con los alemanes

Las relaciones entre las directivas de los equipos suelen pasar por diferentes etapas a medida que pasan las temporadas y los jugadores y entrenadores se van cruzando por los caminos de unos y otros clubs. Es verdad que hay ciertas tendencias que hacen que algunos clubs tengan más afinidad que otros pero esto puede cambiar en cualquier momento por un solo affaire que tira al traste con años de amistad.

El Real Madrid y el Bayern de Munich, a pesar de que durante muchos años fueron duros rivales en lo deportivo por sus durísimos enfrentamientos en la Champions League, mantienen una correcta relación institucional que ha ayudado a la hora de intercambiar a algunos de sus jugadores, como ocurrió con la cesión durante dos temporadas de James Rodríguez o la llegada de Toni Kroos al Real Madrid toda vez que el alemán decidió no seguir en Munich.

Pero esta buena relación, cordial por momentos y parecía que sincera, se puede terminar en cuestión de meses por un solo jugador que se cruza en el camino de los dos: Achraf Hakimi. El lateral diestro, propiedad del Real Madrid pero cedido en el Borussia de Dortmund está jugando en la Bundesliga por segundo año y se está saliendo. El alto nivel mostrado por el canterano blanco ha hecho que el Bayern de Munich fije sus ojos en él. Por el momento, los de Rummenigge han sido diplomáticos y han preguntado dulcemente al Real Madrid por las intenciones de los blancos con el jugador.

Achraf

Sin embargo, esto ha encendido la luz de alarma en las oficinas del Santiago Bernabéu ya que, si el Bayern insiste en Achraf y trata de convencer al jugador, el Madrid podría perder a un jugador llamado a ocupar la banda derecha una vez que Carvajal baje el nivel o que el propio Achraf, por pura evolución, logre superar al de Leganés en sus prestaciones.

Por el momento, el Madrid ya ha hecho saber al club bávaro que su intención es recuperar al jugador para que la temporada que viene sea parte de la primera plantilla blanca. Si los de Munich insisten, entonces Florentino tendrá que sacar la artillería pesada y decidir si se rompen relaciones.