La renovación de Timo Werner encierra un acuerdo bomba ¡Hay sorpresón!

El crack alemán tiene un precontrato para abandonar al RB Leipzig por un grande (y no es con el Bayern)

Seguramente por juventud y características sea una de las piezas más cotizadas del mercado alemán. Timo Werner sorprendió al panorama internacional con su verticalidad y acierto de cara al gol hace unas temporadas, en su actual equipo el RB Leipzig. Con el conjunto germano ha logrado situarse en el panorama continental disputando una Liga de Campeones por primera vez para el club.

Y no solo eso, en Alemania se tienen muchas esperanzas puestas en el nuevo Marcus Reus. A su conducción rápida suma un gran disparo, buena asociación y capacidad tanto como para caer a banda y desgastar a los laterales rivales, como para fijar a los centrales de los equipos contrincantes con mucha movilidad en la frontal del área.

Es un futbolista que no responde a la demarcación de ariete 9 puro, al uso, pero es sumamente polivalente. Y por si estas características no fueran pocas, las que le confieren el perfil de un jugador muy completo, adhiere un enorme espíritu de sacrificio y trabajo, lo cual le da recorrido en banda tanto para atacar como para defender. En este sentido sus características son perfectas para ataques vertiginosos e incluso para clubes con una idea de juego de repliegue y salida a la contra, donde marca diferencias.

Sería de hecho, por ejemplo, una pieza muy acertada para remplazar a Roberto Firminho en el actual Liverpool. Y esa es precisamente la bomba, toda vez que el futbolista ha cerrado un acuerdo de renovación con una clausura secreta a la baja que permite su fuga en el año que viene a un coste ridículo para su potencial: 30 millones de euros. Y tras este movimiento estaría el equipo inglés y un Jürgen Klopp que quiere hacer una última donación a la causa red con este excepcional futbolista.

Klopp, con el Liverpool

El Bayern de Múnich, por el contrario, al que se había vinculado fuertemente con el futbolista, ha dudado y le puede costar caro, ya que el propio Werner está molesto con un conjunto bávaro que no ha apostado fuerte por él.