¡Se lo carga! Bomba en el Barça, Leo Messi sienta a esta estrella

Es un insustituible y capitán, pero el argentino lo quiere eliminar del once

Ayer el Barça, en el partido de Champions League, fue un muñeco de trapo en manos nerazzurri durante amplias fases de los 90 minutos. Le costó generar fútbol, al que solo accedió tras el paso atrás del Inter de Milan sobre el terreno de juego del Camp Nou, y por momentos se mascó la tragedia en un instante delicado de la temporada, donde ni están saliendo las cosas ni brillan por su ausencia los reproches internos.

Pero el Barça, comandado por Leo Messi, reaccionó y supo darle la vuelta al choque con dos acciones de crack de Luis Suárez, que cuando tiene una la mete. Y eso en el fútbol son quilates de mucha altura, no se paga con dinero. El uruguayo y el argentino son como una bomba de relojería a punto de estallar en cuanto se active el mecanismo que les conecta.

Y eso no pasó hasta el cambio en la medular de Sergio Busquets y la salida del terreno de juego de Antoine Griezmann. Sí, la salida del medio centro permitió a Frenkie de Jong tomar su lugar natural sobre el césped, dando entrada Ernesto Valverde a un jugador con más empuje y fuerza en el cetro del campo que el de Sabadell, Vidal. La entrada del Rey Arturo liberó al holandés y a Arthur, que pudieron conectar con Messi y este con Suárez. El resto de la historia se resume en dos golazos del charrúa, tres puntos y fin a la crisis. De momento.

Antoine Griezmann

Porque Leo Messi y Ernesto Valverde lo vieron claro ayer, Sergio Busqutes ya no es el que era y su empuje y calidad no vale para un fútbol tan físico y agresivo como el del Inter de Milan o equipos como el Borussia de Dortmund. Si esta dinámica se confirma, podríamos estar presenciando los últimos días de gloria del mejor medio centro de contención de la última década.