Se acabó. Fue bonito mientras duró. ¡Esta fuera!

Casi una década después de su llegada. Ahora toca despedirse y agradecer

Era algo que se venía viendo desde hacía unas semanas, casi se podría decir que algún mes incluso. El Atlético de Madrid afrontaba el año más importante, ese en el que la plantilla se renovaba por la salida de varios pesos pesados y veteranos de la plantilla. Los Godín, Luis Filipe, Juanfran y Griezmann se despedían y con ellos se iba parte de los éxitos de los últimos años.

Era por eso que para seguir afrontando los nuevos retos con ciertas garantías el club debía reforzarse y así lo hizo, juventud y nuevas caras para el proyecto de un Cholo que sabía, sería una muy difícil temporada. El Cholo la denominó como año de transición, algo que parte de la hinchada no entendió por ser un verano donde se había invertido mucho dinero, lo suficiente entendieron muchos como para pedirle rendimiento a corto y medio plazo.

Sin embargo, las cosas no han salido como el míster y el equipo directivo querían y están ya fuera de la lucha por la Liga y eliminados de la Copa del Rey por un Segunda B, la Cultural Leonesa. Fue ayer, al término del derbi, en el Santiago Bernabéu, cuando muchos atléticos se percataron: la única baza que les queda es la machada, eliminar al equipo más poderoso, ahora mismo, de toda Europa, el Liverpool de Jurgen Klopp. Casi nada

Simeone

Es la primera vez en los años que Diego Simeone ha entrenado al Atlético que el equipo se puede quedar sin opción a títulos en el mes de febrero, algo que de producirse, y parece lo más probable, se hará muy raro a muchos colchoneros, acostumbrados ya a llegar a los meses de abril y mayo con títulos en liza. 

De momento no se ha hablado nada de la situación en la que queda el Cholo ya que aún le queda crédito y mucho al argentino, pero de caer eliminados por el Liverpool y tener problemas para meterse en Champions podría surgir entre la afición una sensación de que el Cholismo es un ciclo agotado. Ahora bien, como dice su líder en las buenas y en las malas, partido a partido.