Se acabó: Últimos 12 días de James como jugador del Real Madrid

El cafetero se despide de toda la plantilla.

Lo de James Rodríguez tenía mala pinta desde el mismo día que se reincorporó al equipo blanco procedente del Bayern de Munich tras su cesión de dos años. Cuando volvió al Bernabéu sabía que se presentaba su última gran ocasión de triunfar en el Real Madrid y por ello cambió totalmente la actitud que había tenido en su primera etapa como merengue.

Nada de quejas a la prensa, nada de protestas cuando el jugador visitaba su país para jugar con su selección. Nada de excusas. Entrenaría para jugar y jugaría para disfrutar. Y todo parecía ir bien hasta la lesión de octubre que le dejó en el dique seco durante algo más de dos meses. Se fue en el momento más duro del equipo y cuando volvió las cosas habían cambiado mucho. Zidane había logrado dar la vuelta a la situación y para cuándo James tuvo el alta médica, a finales de diciembre, el Madrid ya era co-líder de la liga junto con el Barcelona y estaba clasificado para los octavos de la Champions.

Esto hizo que entrar en el once fuese harto complicado para un James que había vivido toda esta recuperación desde su casa. A pesar de todo Zizou se lo llevo a Arabia para los dos partidos de la Supercopa de España pero terminó disputando tan solo 13 minutos en los que no tuvo tiempo para prácticamente nada. Y tras la Supercopa, vuelta al ostracismo al estar fuera de la convocatoria de ayer frente al Sevilla

James Rodríguez

Hasta el 31 de enero faltan 12 días y su agente está buscando como agua de mayo una oferta que contente al Real Madrid para que el jugador pueda salir y recalar en un equipo donde si esté en disposición de jugar al fútbol. El Madrid no aceptará cesiones ni ventas por debajo de los 40 millones, por lo que eso complica y mucho la salida del colombiano. Aún así James ya lo sabe, tiene 12 días para encontrar esa oferta y se ve tan fuera que ya se ha ido despidiendo de parte de la plantilla.