Alarma en Barcelona: entre Setién y De Jong han saltado chispas

Se conoce el desencuentro entre los dos y la directiva se teme lo peor

Éramos pocos y parió la abuela. A perro flaco todo son pulgas. Y así un sinfín de refranes que vienen a decir lo mismo: cuando uno está mal, las cosas vienen mal dadas una tras otra sin siquiera tiempo para reponerse. Esto es exactamente lo que estará pasando por la mente de la junta directiva del Fútbol Club Barcelona durante estos días.

Si la lista de noticias negativas no para de crecer y crecer era poco, resulta que en los últimos días se ha conocido algo que puede desembocar a la larga en una salida de un jugador de la actual plantilla culé. Y es que Frenkie De Jong y Quique Setién han tenido sus más y sus menos durante esta semana en un entrenamiento. Al parecer todo ha quedado solucionado y el asunto no ha ido a más pero ya se sabe que una cosa es lo que se dice de cara al exterior, para cortar el tema de raíz, y otra muy distinta es lo que ambos personajes de la historia lleven por dentro. 

Ya se sabe que Quique es un entrenador de los de raza y le gusta tener atado y bien atado al vestuario. Es por ello que está cuidando mucho todos esos aspectos propios de la gestión del vestuario. El cántabro sabe que si no se hace con la plantilla en las primeras semanas, de venir malos resultados en los próximos partidos, el ambiente sería ingobernable en cuestión de semanas.

Frenkie De Jong

Es por ello que ha querido dejar claro a todos que en ese vestuario todos tendrán que ganarse el puesto y nadie tiene la titularidad asegurada. Por supuesto esto no es válido para Messi, ya se sabe que el rosarino en el campo lleva peligro hasta andando. Si el affaire no va a más tanto De Jong como Setién se acordarán de este incidente con cariño en unos meses. Ahora bien, si la relación no cuaja y Setién sigue la próxima temporada podría darse una salida precipitada del holandés.