¡Alerta! Encerrona de Julen Lopetegui a Zidane ¡se va a aprovechar!

El Madrid, en alerta

Suele ocurrir que tras las resacas no se rinde de la misma manera. Al futbolista de un club grande -cada vez más acostumbrado a la monotonía, a la disciplina de grupo y privacidad- cuando se le aleja de su ecosistema metódico se siente incómodo, raro, y suele bajar sus prestaciones en la siguiente cita liguera. Lo hace de diferentes maneras, con ciertos despistes y saliendo a la luz imprecisiones impropias de su calidad. Los fallos se duplican. Y eso cuesta puntos. Y es precisamente lo que teme Zinedine Zidane tras el viaje y título (el menor en importancia de la temporada pero, para los grandes, solo cuando se gana) de la Supercopa de España, disputado a miles de kilómetros.

Zinedine Zidane

Y mira con recelo la vuelta de sus jugadores a la competición doméstica porque el que viene al Santiago Bernabéu a visitarles (este sábado a las 16.00, hora española) ni es un rival menor ni viene a pasar el rato. El Sevilla, cuarto en LaLiga (35) a solo cinco puntos del Madrid (40), tiene la oportunidad de recortar distancias a los madridistas, en su campo, y salir rumbo a los meses decisivos (esos que se inician desde el parón navideño) con las mejores sensaciones.

Además Julen Lopetegui, que sabe de las bajas del Real Madrid, pretende plantearle un duro reto a su homólogo blanco. Y es que las ausencias locales -a decir: Sergio Ramos, Fede Valverde, Karim Benzema, Eden Hazard, Marco Asensio y la caída de la convocatoria más que probable de Luka Jovic- condicionan no solo el último esquema de Zizou usado con éxito en la Supercopa, sino que le resta al Madrid capacidad física, gol y movilidad, y eso para Julen es música para sus oídos.

El míster vasco va a jugarle al Madrid en campo contrario, presionando la salida de pelota de Militao y Raphael Varane, asfixiando a los carrileros y saliendo en bloque a buscar a su adversario allá donde la pérdida de Valverde deje espacios (el uruguayo es el pulmón extra). Y todo eso puede permitírselo porque sin Benzema, el Madrid pierde capacidad de asociación en ataque y verticalidad, que, eso sí, puede dársela Zidane (a costa de perder flujo de balón) con Gareth Bale y los brasileños, Rodrygo Goes y Vinicius Junior. Pero estos nunca juegan juntos.

Dani Carvajal

Para Lopetegui es clave que Dani Carvajal y Ferland Mendy tienen mucha dificultad para sacar la pelota jugada, por lo que las esperanzas de que el plan sevillista tenga éxito pasa por cortar en la medida de lo posible las líneas de enlace con Toni Kroos, auténtico arquitecto del juego madridista, a juicio del ex entrenador del Madrid. Sin Kroos no hay ritmo ni conexión entre líneas. El alemán es la clave y va a poner empeño en que Fernando, Banega y Joan Jordán le aprieten.

Otro asunto a tener en cuenta

No obstante, no todo son buenas noticias para el preparador hispalense, porque él pierde para el duelo a Lucas Ocampos, un auténtico cuchillo que suele romper líneas con facilidad. Sin embargo las lesiones madridistas son más numerosas e importantes. Para Lopetegui las lesiones y sanciones del bloque de la capital de España son lo suficientemente importantes como para tratar de puntuar, al menos, en el coliseo merengue. Es una oportunidad única.

Además de todo ello, Lopetegui pretende jugársela al Madrid con otro asunto, y es, en cierta forma, despreocupando la labor de vigilancia sobre el delantero centro. Porque Lopetegui duda mucho que Zidane ponga al único que tiene disponible para la ocasión, Mariano Díaz. A juicio del míster de Guipúzcoa, Mariano no va a jugar, por lo menos de inicio, y por tanto el Madrid va a minimizar los balones colgados al área, de ahí que seguramente el francés prepare un choque más veloz que de contacto, y en ese asunto ellos, el Sevilla, deben ganar la batalla del músculo y el contacto.