Bale le pide a Zidane algo que deja helado a Florentino Pérez: “Ni de coña”

El capitán, Sergio Ramos, ya ha dicho en el club que si lo permiten no cuenten con él

Son tiempos bonitos en Valdebebas. Y eso ya es mucho decir. Quienes han estado en un vestuario del estilo al del Madrid o el Barcelona sabe que lograr esto no es nada fácil. Es más, en muchos casos es la parte más compleja para los técnicos, ya que al entrenar a equipos top si tienen a jugadores de primer nivel en la técnica y en lo táctico. Sin embargo, lograr que tantos egos e intereses comulguen y vayan todos a una no es ni mucho menos sencillo de lograr.

Tanto es así que la temporada pasada se vivió en los entrenamientos del Madrid un ambiente extraño y muy enrarecido fruto de la enemistad de los técnicos con algunos pesos pesados del vestuario como fue el caso Solari-Isco. Pasada esa página, un año después en los entrenos del conjunto blanco reinan las sonrisas y el buenrollismo. Es cierto que los resultados están acompañando y esto hace más llevadera la convivencia pero no fue así toda la temporada y aún así Zizou siempre tuvo el control sobre el grupo.

Ahora bien, se avecina tormenta. El jugador galés, Gareth Bale, quien estaba llamado a ser el líder del equipo tras la salida de Cristiano, está muy lejos de asumir este papel y se ha convertido en una china para el técnico y en general para el equipo. Bale se lleva 17 millones limpios por temporada y apenas tiene relevancia quedándose fuera de muchas convocatorias, unas por lesión, otras por salir de lesión y las últimas por no estar al ritmo de sus compañeros. 

Gareth Bale

Es por ello qué Jonathan Barnett, su agente, ha dejado caer la idea de que el internacional galés debería entrenar menos días a la semana y así evitar que recaiga en lesiones constantemente. Ha sido enterarse Ramos y dejar claro a su entorno que esto no debe producirse. En el vestuario se toman a broma la falta de implicación de Bale, saben que no les queda otra. Ahora bien, de ahí a que uno de los jugadores tenga permiso especial para trabajar menos, siendo además el jugador que menos implicado está, va un mundo.

Viendo que la paz social podía venirse abajo ha sido Florentino Pérez quien ha querido terminar con las especulaciones negando la mayor y confirmando que de ningún modo esto será viable.