Y el Barça amplía su casting del 9: ¡quiere al verdugo del Madrid!

Entra dentro de los elegidos y lo sondean

El Barcelona volvió llevarse un fiasco esta temporada y lo hizo demasiado pronto tras la hecatombe mediática que supuso la salida de tono de Eric Abidal en una entrevista para dos reconocidos medios catalanes. De ahí que el eco aún resuene tanto en las oficinas del Camp Nou como en la cabeza de los hinchas culés, que, eso sí, aún se apoyan en los dos pilares de la temporada: LaLiga y la Champions League. Ahora bien, tras la caída de Luis Suárez y la posterior de Ousmane Dembelé, Setién exige un nueve. Con este casting abierto, ayer un chaval sueco llamó su atención después de arruinar el futuro copero del Madrid.

Esta cñaro que nadie puede sustituir al charrúa. Es imposible. Al cien por cien es, seguramente, el mejor nueve del mundo. Por movimientos, fijación de centrales, asociación y acierto de cara a portería, el uruguayo es un jugador insustituible. Ahora bien, una cosa es que no se le pueda sustituir y otra distinta es que ni siquiera tenga sustituto. Y de eso se queja amargamente Setién a Bartomeu y al propio Abidal, con los que ha sido muy claro: no puedo garantizar títulos sin un nueve.

Esta carrera, que el club decidió poner en punto muerto confiando en el jugador menos fiable del mundo: Ousmane Dembelé, ahora se acelera precipitadamente. En la actualidad el francés también se ha roto y a falta de confirmar una baja que supere los cinco meses (plazo que, con el correspondiente informe médico, daría permiso al Barça para inscribir a un jugador), los baugranas rastrean la liga española en busca de su delantero parche. Gustan Ángel, Lucas Pérez, Christian Stuani y desde ayer Alexander Isak.

Ousmane Dembelé

El delantero de la Real Sociedad, pese a fallar alguna ocasión, fue una auténtica pesadilla para la defensa del Real Madrid, al que golpeó en dos ocasiones de las cuatro en las que lo hizo el cuadro txuri urdin en el Bernabéu. Desgarbado, técnico y altísimo (supera los 190 cm), Isak siempre ha despuntado y se le ha llegado a llamar el nuevo Ibrahimovic. Desde luego que con actuaciones como la de ayer puede responder a ese apelativo. La ventaja de Isak es que ya ha hecho daño al Madrid, lo rechazó en el pasado (lo cual, a los puntos, es una ganancia en Can Barça) y tiene mucho futuro.