Cristiano Ronaldo hunde al Barça ¡movimiento que complica a Neymar!

Si se produce, el Barça no podrá afrontar el fichaje del brasileño

Al final será más un sueño de una noche (o muchas) de verano, que una realidad. Porque la salida de Neymar -si ya se estaba complicando con el renovado esfuerzo de Kylian Mbappé por lanzar guiños al Real Madrid, lo que situaría al carioca como posible referente único en París- de la capital de Francia cada vez se aleja más. Los pasos desde el Parque de los Príncipes así lo corroboran, pero las complicaciones en la Ciudad Condal tampoco ayudan. La última, un dardo envenenado de un compañero de Cristiano Ronaldo que ahoga al Barça.

Y es que el Bayern de Múnich no lo va a hacer oficial hasta el final de temporada, pero no va a ejercer la opción de compra por Philippe Coutinho. El rendimiento del jugador, ex del Liverpool, no ha convencido en la ciudad bávara, menos aún por el precio desorbitado que se pide desde España por él, que subiría hasta los tres dígitos. De hecho, en Múnich tienen la sensación de que necesitan más un extremo al uso, un driblador que ponga balones al área o gane línea de fondo y nutra de asistencias a Robert Lewandosky.

Philippe Coutinho

Y ese no puede ser Coutinho, pero sí Douglas Costa. El de Sapucaia do Su no juega con la regularidad que le gustaría en la Juventus de Turín y le habría anunciado al astro luso y al resto de sus compañeros que su ilusión es regresar a Múnich, donde espera volver a triunfar. Esta operación por el jugador de 29 años podría costarle al Bayern unos 35 millones de euros, algo más asequible y acorde a sus necesidades.

El problema del tercero en discordia, es decir, el Barça, es que la vuelta de Coutinho exige una cesión a otro club, lo que conlleva una devaluación aún mayor del futbolista o arriesgarse a venderlo a la baja, en cuyo caso se libraría de su sueldo, cerca de 12 millones de euros, pero no obtendría los ingresos necesarios para llegar a los 250 millones que pide como mínimo el PSG para sentarse a hablar por Neymar. Además, esa cifra, sospecha Bartomeu, nunca será inferior a 300 kilos, una cantidad abrumadora.

Economía en números rojos

En este sentido, al Barça ni le salen los números ni se le acercan. Leo Messi cobra prácticamente 40 millones de euros en el Barça, unido a los 12 de Coutinho, los 17 de Griezmann, los 15 y pico de Luis Suárez y los casi 10 de Ousmane Dembelé (más el resto de la plantilla, que no tienen un sueldo desdeñable), llevan al Barça, solo con estos cinco jugadores, a un gasto de 94 millones de euros ¡Netos! La cifra se dispara cuando hacemos la conversión a brutos, donde por ejemplo solo Messi le cuesta al FC Barcelona unos 100 millones de euros al año. Si a eso unimos que Neymar cobra cerca de 37, también netos, en el PSG, hagan las cuentas.

Está claro que para que el carioca llegue deben salir piezas, pero ni la liberación de fichas de El Mosquito y Philippinho, unos 22 millones (siempre netos, mucho más en brutos), permitirían desahogarse al Barcelona, que, fichando a Neymar se iría a un gasto total de más de 350 millones de euros oficiales, que no oficiosos. Ni Dembelé vale ahora mismo 170, ni mucho menos Couthino. Se pone cuesta arriba, y Cristiano Ronaldo, antaño azote blaugrana, especialmente en el Camp Nou, y su compañero Douglas Costa lo han hecho un poco más.