Se cansa de Cristiano Ronaldo y ¡pide irse con Odriozola!

El futbolista quiere minutos y optar a la Champions League

Hay casos, muchos, como el de Douglas Costa en el fútbol que son dignos de estudio. Un jugador que si uno mira sus highlights parece cercano al nivel de Leo Messi, que tiene el desborde de un Neymar Junior y la velocidad de Gareth Bale, con buen disparo y magia viva, pero que no termina de cuajar allá por dónde va. El brasileño en la Juventus de Turín ha estado gafado, salvo ciertos momentos en los que ha sacado la cabeza su infinita calidad, y por eso ahora quiere volver al destino en el que sí fue feliz, junto a Álvaro Odriozola en el Bayern de Múnich. Cristiano solo quiere a jugadores que aporten y Douglas no parece que sea del gusto de Mauricio Sarri, por lo que podría lograr su salida.

Douglas Costa, Dybala y Cristiano Ronaldo

Del equipo germano llegó precisamente al cuadro que comanda Sarri y dirige sobre el césped el crack portugués, y allí parecía que iba a explotar por fin un futbolista que, por cualidades, debería estar en el top ten mundial. Pero no, las lesiones han dado al traste con su progresión y ahora es el técnico italiano el que le niega un puesto entre los once elegidos por la Vecchia Signora cada fin de semana. Jugadores como el mismo portugués o Paulo Dybala están por delante de él y es casi imposible que pueda revertir esta situación. Y eso, a sus 29 años, le convierte en un futbolista frustrado.

El jugador, unido a su entorno, se ha fijado en las necesidades del cuadro muniqués en la banda y quiere ser esa alternativa ahora que el mercado de fichajes es todavía una posibilidad. Y esa no es la única ráfaga positiva que suena a favor de su regreso a la ciudad alemana, ya que el club germano estaría encantado con su regreso, por lo que entre las dos partes van a hacer fuerza para que se haga posible.

Los datos de Costa refrendan esta salida. Em los últimos cinco partidos de liga, en la Serie A, –frente a Udinese, Sampdoria, Cagliari, Roma y Parma- el carioca solo ha disputado 42 minutos, donde se quedó sin jugar en el enfrentamiento ante los Giallorossi. Solo ante el Nápoles jugó los 90 minutos, en la segunda jornada, disputando solo diez partidos en los que va de campeonato. Unos registros pobrísimos para un futbolista de su calidad. Su salida parece casi una necesidad.