Ernesto Valverde recibe la llamada que deseaba: Sigue hasta verano

Su sustituto pasa del Barcelona por no cumplir sus condiciones

El tema en Barcelona más candente está sin lugar a dudas en los banquillos. Son ya casi tres años que Ernesto Valverde fichó por el Barcelona y ya es de sobra concido que el desgaste en estos banquillos es enorme por lo que más de tres años es muy dificil aguartar. Pep estuvo cuatro y ya declaró en numerosas entrevistas que le sobró por completo el último y que se tenía que haber ido una vez terminado el tercer año. Luis Enrique estuvo tres y ya por entonces la situación era insostenible. 

El problema para el txingurri Valverde viene de lejos. Pese a haber logrado tres títulos en dos años con el club blaugrana, dos ligas y una Copa del Rey (y un subcampeonato), los sinsabores dejados en la Champions con dos eliminaciones muy duras, tanto en Roma como en Liverpool, restan mucho crédito al técnico extremeño y le hacen estar en la picota, en esa situación tan incómoda por la que cualquier traspiés provoca tremendas protestas entre el público como ya ha ocurrido en este inicio de temporada con motivo de los partidos perdidos por el Fútbol Club Barcelona fuera de casa en Liga, algo poco habitual en los últimos años donde en Liga arrasaba. 

La última dificultad viene dada por los posiblees sustitutos a Valverde, en especial el holandés y mito del barcelona, Ronald Koeman, actual seleccionador holandés y que tiene una clausula para liberarse de su actual contrato si es para irse al Barcelona, siempre y cuando fuese después de la Eurocopa de 2020. Esto hace que el Barcelona, en caso de no renovar a Valverde ese cuarto año que es opcional y que se puede firmar a partir de marzo, tendría que esperar hasta mediados de Julio para anunciar a su próximo entrenador, algo que parece del todo inverosimil cuando las pretemporadas suelen comenzar entre el 7 y el 13 de julio, lo que supondría comenzar una pretemporada sin entrenador.