Europa conmocionada ¡Le quieren como sustituto de Ernesto Valverde!

Los malos resultados empujan al Barça a la inestabilidad y buscan el revulsivo máximo

No se le recordaban inicios tan malos al FC Barcelona. El actual bicampeón de LaLiga nunca había empezado tan mal, al menos eso pensarán todos aquellos que tienen 30 años, ya que el último inicio liguero peor que el que ha firmado el Barcelona tras la nueva caída de Los Cármenes se remonta a la temporada 1994-95, es decir, 25 años. Una barbaridad que parece de otra época. Y eso no es normal, de hecho es profundamente inusual.

Granada-Barça

Por eso hay preocupación y nerviosismo en Can Barça, porque más allá de las derrotas se percibe un desgaste alarmante en el vestuario y su confianza en Ernesto Valverde. También en la directiva. Aunque la continuidad de unos y otros (los segundos mucho más que el primero) ahora mismo está puesta fuera de toda duda. Pero si en los equipos grandes las habladurías y las críticas son feroces cuando hay derrotas, en los gigantes como el Barça están levantan ampollas que supuran noche y día durante semanas.

Es cierto que el Barça tiene mañana otra oportunidad (muy rápido) de resarcirse de sus errores en Granada ante su público y en su templo, el Camp Nou, un campo absolutamente inexpugnable en el Campeonato Nacional de Liga. Pero también lo es que las caras de los futbolistas, la falta de concentración y reacción han sido muy palpables. Y tras el batacazo de Neymar y las situaciones tensas del vestuario, hay algunos que buscan un recambio ideal para el banquillo, si no para este año sí para el que viene.

Y entonces todo aficionado culé mira a un hombre: Pep Guardiola. Es, de largo, el entrenador más querido por el socio y el hincha culé: con él el FC Barcelona desplegó el mejor fútbol de su historia, heredero del de Johann Cruyff, y marcó una época. Pep es el anhelo eterno, aunque esté inmerso en una etapa apasionante en el Manchester City. Sin embargo la actual directiva del Barça no tiene buena relación con el entrenador, por lo que para que llegara debería darse un cambio en ella, que, por elecciones, no llegará hasta 2021, salvo, claro está, que la situación sea insostenible y se fuercen elecciones.

Algunos ven en Pep al salvador y en las cuentas, Neymar y el endeudamiento una razón de peso para atacar a un Josep Maria Bartomeu que hasta ahora ha permanecido indemne por la inmunidad deportiva, pero ¿y si ese crédito se agota?