Bombazo: el preferido de los culés busca una salida ¡Leo Messi alucina!

Lo suelta en el vestuario: no aguanta más y desea irse del Barça en invierno

Cuando el Liverpool estaba lapidando la ventaja culé -injusta por el juego desplegado por uno y otro contendiente en el choque de Champions League del Camp Nou de la pasada campaña- en Anfield, todos los aficionados del Barça, que se veían venir la tragedia desde el primer gol, clamaban por más carácter y personalidad de un grupo rebosante de calidad y capacidad, pero sin el espíritu campeón que, solo al poseerlo, permite alzar el máximo título continental.

Muchos lloraban y otros estallaban en las redes sociales, y el foco de las críticas iban dirigidas en todas las direcciones: contra el presidente blaugrana, Josep Maria Bartomeu, el entrenador del Barça, Ernesto Valverde, el planteamiento táctico, los jugadores y la planificación. Cuando vienen mala dadas, en un equipo que ha acostumbrado a caviar y victorias, la gente se paraliza y entra en shock, y eso incluye a los mismos jugadores, que parecían paralizados por la tormenta que desató en 90 minutos el conjunto de Klopp contra el gran aspirante al título de ese año.

Y eso es precisamente lo que tiene uno de los más queridos por los hichas azulgranas: Arturo Vidal, que este verano sonó para salir pero se quedó ante la promesa de Valverde de ser importante. Pero la realidad es que no lo está siendo y la irrupción de Frenkie de Jong, más Arthur o los mismos Sergio Busquets e Ivan Rakitic, le tienen cogida la posición y no la van a soltar.

Por eso el chileno, que afronta sus últimos años como profesional, le ha comunicado a sus compañeros que quiere irse y lo quiere hacer cuanto antes, en el próximo mercado invernal, donde posiblemente tenga una salida honrosa al Inter de Milan, que sigue preguntando por él. El problema para él es su alta ficha, pero El Rey Arturo está dispuesto a bajársela para contar con minutos.

Arturo Vidal

Y esto a Leo Messi, que le considera insustituible en cuanto a personalidad, no le gusta nada…