Un fijo del Barça deja de serlo y Messi le echa: ¡Es de cristal, véndelo!

Su salida está prevista para este mercado de invierno, rumbo a un grande

Tiene las horas contadas. Y no es el único. El inicio dubitativo del Barça en liga puede tener su eco en la Champions League y eso para Leo Messi, año tras año más, es sagrado. El crack argentino está obsesionado con la máxima competición continental y ya no sabe qué hacer para ganarla. Bueno, sí, quiere a Neymar, que sabe es demoledor en ataque, pero también a Virgil van Dijk en defensa, que es imposible para el Barça y para cualquiera, incluido el Real Madrid que le ha tanteado.

Y todo no se puede, aunque para Messi ni siquiera tiene parte del todo. Y eso le preocupa. No le gusta el fichaje de un Antoine Griezmann que ha entorpecido el desembolso por el 10 de la canarinha, no le gusta la actitud de Ousmane Dembelé, apática y poco profesional, y no le gusta en la situación anímica que han dejado a uno de sus mejores socios sobre el campo, Ivan Rakitic. Le genera dudas su Barça.

Neymar, con el Barça

Y él quiere “la orejona”, la precio que haga falta. Por tanto quien no sume a su causa, resta, y por tanto debe salir. Y la opinión de Messi muchas veces va de la mano de la de la afición, que ha dictado sentencia sobre un jugador, campeón del Mundo, que hace poco era indiscutible. Samuel Umtiti es otro foco de descontento y mal ambiente en el vestuario: no juega y se lesiona con facilidad.

Y eso se transmite al bloque, por tanto Messi cree que lo mejor es venderle ya que ni las lesiones le permiten llegar al nivel al que estuvo, ni Lenglet le dejará su puesto fácilmente. Invierno es una buena ventana para sacar dinero por él y reinvertirlo en un central de garantías que llegue a Can Barça con ilusión. La afición culé piensa lo mismo, y lo expresa en las redes sociales. Y, encima, el mismo central francés piensa lo mismo. Con todas las partes de acuerdo, la salida de Samuel Umtiti es inminente… en enero.

Samuel Umtiti, con el Barça