Se filtran los dos jugadores que dijeron no al Barça el día 31. ¡Penoso!

No se conoce una etapa más triste en lo que a fichajes frustrados se refiere

A los que llevan algo más de tiempo en esto del fútbol no les sonará tan extraño cuando le hablan de Joan Gaspar y su junta directiva. Aquello fue, para muchos culés, la peor etapa de la historia reciente del club. El presidente, barcelonista hasta la médula, era demasiado forofo, lo cual le impedía en muchas ocasiones ver con claridad que era lo más correcto a largo plazo y se dejaba llevar por sus emociones, algo que si se hace a menudo da lugar a tomar muchas decisiones erróneas. 

Aquel Barcelona de comienzos del siglo XXI se deshizo de su mayor estrella, Luis Figo, para que recalase en el principal enemigo, el Real Madrid de un Florentino Pérez que acababa de llegar al club blanco, precisamente gracias a esta operación. Con ese dinero se hicieron fichajes de escaso rendimiento y hubo gran cantidad de fichajes de un perfil bajísimo, jugadores que en una situación normal de la institución ni hubieron soñado con jugar en Can Barça. 

Pero Gaspar, afortunadamente para el Barcelona, abandonó la presidencia del club y tras él se fue construyendo lo que a la postre ha sido uno de los mejores equipos de la historia del fútbol. El Barcelona que inició Rijkaard, desarrolló hasta la excelencia Pep Guardiola y exprimió hasta el final Luis Enrique, marcó una época y dejó partidos y temporadas que difícilmente olvidarán los amantes al fútbol.

Lo que está ocurriendo en las últimas semanas está recordando más al Barcelona de Gaspar que al de Laporta o Rosell y eso es preocupante. Solo así se entiende que se estén dando noticias como estas: el Barcelona intentó la contratación de Cavani el pasado día 31, a escasas horas de que terminase el mercado de invierno, como si no hubiese sabido días antes que Luis Suárez estaba ko para el resto de temporada. Fue Cavani quien rechazó la oferta por no querer luchar con su compatriota por un puesto de 9 cuando Luis vuelva de la lesión a finales de abril.

Cavani

Pero lo que ha sorprendido por encima de todo ha sido la confirmación oficial de que Abidal y Óscar Grau tantearon a Andrés Iniesta para ver si volvía al Barcelona lo que resta de temporada para rescatar al club de sus amores. No obstante el contrato con su actual club, el Vissel Kobe japonés, no permitía esta opción y ha tenido que decir que no al Barcelona.