¡Ha hablado! El ojito derecho de Zidane genera envidias en el vestuario

No se calla y se defiende ante las críticas

La calma se ha instalado en Zidane. Una calma tensa pues ya sabe el entrenador francés que cualquier acontecimiento puede ocasionarle a él un prejuicio. Una lesión de alguno de sus internacionales, una recaída o lesión de alguno de sus jugadores. Ser entrenador del Real Madrid es igual a la teoría de la mariposa y el aleteo. Un aleteo en Japón de una mariposa puede provocara un tsunami en la otra parte del mundo. Zidane sabe que cualquier movimiento puede llegar a ser un terremoto en Madrid.

El último en salirse del tiesto es Gareth Bale. El galés está enfadado porque no jugó contra el Brujas en Champions. Quiere jugarlo todo el de Cardiff. Sin embargo, Zidane y su cuerpo técnico decidió dar descanso al jugador por lo que pudiera pasar y porque, las cosas como son, pensaban que iban a ganar sencillo al equipo belga.

Ahora Bale quiere abandonar el Madrid en verano. Realmente es impresionante el fútbol. Zidane se empeñó esta pretemporada en sacar a Bale del equipo. El galés estuvo a punto de irse a China pero finalmente se quedó. Y poco a poco se ha ido haciendo un hueco como titular. Y ahora que parece que Zidane cuenta con él, él quiere irse. De locos.

bale

Son Zidane y Bale como dos amantes condenados a no entenderse. Y es que Zidane tiene a su ojito derecho en la plantilla y esto genera muchas envidias entre sus compañeros. Lucas Vázquez siempre acaba jugando con Zidane y robando minutos a jóvenes como Vinicius, Rodrygo Goes, Brahim… o el propio Bale.

Cree la plantilla que hay un trato de favor hacia Lucas. El Bernabéu la tiene cogida con el gallego y últimamente ha sido silbado por su público. Sin embargo, ayer en una entrevista concedida al diario As dijo Lucas que él se encuentra cómodo jugando en casa y que siempre siente el cariño del Bernabéu.

Sus compañeros prefieren mirar hacia otro lado cuando ven a Zidane con Lucas en los entrenamientos. No les importa que se lleven bien. Solo piden el mismo trato para todos. La mariposa ya ha comenzado a aletear. El tsunami está cerca.