Jorge Mendes y James Rodríguez ya lo saben: ¡el Madrid lo negocia!

El agente y el colombiano aceptan

Tanto James Rodríguez, que se resigna a su situación actual en el Real Madrid, como su agente, Jorge Mendes, que ve la posibilidad de volver a ingresar dinero por su activo, están de acuerdo en el planteamiento que le ha hecho el Real Madrid sobre el futuro del cafetero fuera de Madrid. Porque en ese horizonte no existe la posibilidad de ver al 10 de Colombia con la elástica blanca, sus días de gloria en Chamartín, los pocos que tuvo, se han acabado.

Eso sí, desde las oficinas del Santiago Bernabéu han aclarado al futbolista y al representante que sería beneficioso para ambos llegar a un acuerdo con uno de los clubes con los que tiene conversaciones y así cumplir una doble función que beneficie a las tres partes (James, el Real Madrid y un tercer club en discordia): la primera, de llave en una operación que tengan en marcha los madridistas; la segunda, encontrar una salida digna, es decir a un club preminente, al jugador.

James Rodríguez

Y la dupla James-Mendes acepta. El Madrid le ha puesto sobre la mesa una serie de ilustres equipos en los que podría servir como moneda de cambio. Desde el Inter de Milan, en el reciente interés del Madrid por Lautaro Martínez; hasta el Nápoles, con la opción de Fabián Ruiz; pasando por el Ajax de Ámsterdam y Donny van de Beek o incluso el PSG y Kylian Mbappé; el Liverpool y Sadio Mané o Mo Salah, o el Manchester United y Paul Pogba.

En cualquiera de estas posibilidades James Rodríguez puede servir aún como elemento determinante si se incluye en una operación por un tercer futbolista.

En el Madrid saben que no pueden condenar al ostracismo esta temporada al 16 si quieren que el colombiano siga teniendo cartel de cara al final de temporada, pero preocupa que, al igual que ocurre con Gareth Bale, James se haya convertido en un jugador de cristal. La estrella sudamericana se ha perdido por lesión esta temporada trece encuentros, con lesiones en septiembre, octubre, noviembre, diciembre, enero y febrero, o lo que es lo mismo, cada dos partidos se ha perdido uno, porque las lesiones le apartaron del equipo en otros cuatro duelos en los que intentaba ponerse al ritmo de sus compañeros.

James Rodríguez

Si ya estaba en tela de juicio porque no gusta a Zidane y su rendimiento deficitario ha dado la razón al francés a lo largo de la temporada, ahora le aparta más aún de la élite del grupo blanco su condición de jugador frágil. Otra temporada más, James no tiene su momento.