Marcelo pierde la partida y ya conoce su destino en junio

Ya hay dos laterales izquierdos por delante de él para la 2020/2021

Zidane lo intentó hasta el final. Si hay alguien que ha creído en Marcelo ha sido precisamente su actual entrenador, Zinedine Zidane. Cuando el técnico galo asumió el reto de volver al Real Madrid para liderar la nave blanca de nuevo hasta los títulos, dejó claro a la parte noble que contaba con el brasileño para la presente temporada.

Esto sorprendió a algunos pesos pesados de la secretaría deportiva del club merengue ya que pensaban que Zizou llevaría a cabo toda una revolución en la plantilla empezando por aquellos que habían estado más fuera del equipo la pasada temporada. En ese grupo de jugadores lejos de su mejor estado y con serias dudas de que volviese a encontrarlo estaba Marcelo.

Pero Zidane lo tenía claro. Marcelo estaría este año en el club. Y tan claro lo tenía que descartó rápidamente a una de las promesas emergentes de la fábrica de Valdebebas, Sergio Reguilón, que salió cedido al Sevilla. Para disputar el puesto con Marcelo llegó procedente de la Ligue One la también promesa Ferland Mendy por algo más de 40 millones de euros. 

Pues una vez disputada la primera mitad de la temporada Mendy ha terminado haciéndose con el puesto de lateral izquierdo en detrimento de un Marcelo que no logra recuperar su forma física, lo que le impide ser ese puñal que acostumbraba a ser por banda izquierda. En defensa sigue teniendo las mismas carencias de siempre y es por ello que Mendy se está asentando en esta posición porque pese a tener menor peligro en ataque es un seguro en defensa y eso es precisamente lo que está buscando Zidane y parece haber encontrado en el último mes. 

Marcelo

Las malas noticias para Marcelo no terminan aquí ni mucho menos. En el club ya saben que Zidane ha cambiado de opinión a medida que avanzaba la temporada y está por la labor de recuperar a Reguilón cuando acabe la temporada para quedarse con él y con Mendy para la próxima temporada en detrimento de Marcelo. Pueden ser los últimos meses de Marcelo si no vuelve su mejor versión y consigue volver a hacer cambiar de opinión a Zidane.