“No cuento contigo” el Madrid se cansa de él: quiere su hueco para un crack

Zinedine Zidane se lo ha transmitido, le buscan equipo ¡y su plaza la ocupa él!

Era lo que se esperaba pero cuando los nombres salen a la luz, nunca deja de sorprender. Primero por las fechas, en invierno, alguna pieza; después por los protagonistas, inesperados totalmente. Pero el Real Madrid no espera y a veces juzga con demasiada dureza a quien no ha tenido tampoco tanto tiempo para demostrar lo que vale. Para bien o para mal, el triunfo del talento joven en Concha Espina es bipolar.

Unos, como Fede Valverde o Rodrygo, lo toman (ambos lo hicieron ayer en un partido de los gordos, el de Turquía, crucial en los intereses presentes blancos) y no lo quieren soltar; otros lo desperdician, como hace en la definición Vinicius, o necesitan demostrar más si cabe para llamar la atención. En lo bueno y en lo malo, esto es jugar en el Santiago Bernabéu, donde las urgencias están a la orden del día.

Rodrygo Goes

Y esas, en el medio del campo, han lastrado la incursión, muy breve, de Brahim Díaz, al que el club y el técnico le han comunicado que se puede buscar equipo, no cuentan con él. Primero porque no le ven hueco en banda, donde hay talento de sobra; y segundo porque necesitan su hueco en la medular para fichar a uno de estos dos cracks: Donny van de Beek o Christian Eriksen.

El Madrid ha tomado la resolución de hacer un esfuerzo por uno de los dos este mismo mercado invernal y para ello necesitan desalojar la medular. El primero en la lista y que más dinero dejaría en las arcas de los de la capital de España sería Isco, que espera salir rumbo a Old Trafford esta próxima ventana, y el segundo es el joven malagueño, ex del City, que ni ha tenido suerte con las lesiones (no pudo disputar la pretemporada) ni con las circunstancias (las necesidades han llegado demasiado pronto a los de Zidane esta temporada).

Con un valor de 25 millones de euros, el Madrid está dispuesto a aceptar tal precio por él.