¡Trato hecho! El Madrid pacta su salida en invierno ¡al United!

No hay vuelta atrás: Zidane no cuenta con él y el jugador quiere irse

Con tantas idas y vueltas, con tantos rumores de traspaso y demasiados encontronazos entre el entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, y él, se hacía casi imposible que, de seguir el míster galo, lo hiciera también el futbolista. Aun así, cosas más raras se han dado en el conjunto de Concha Espina. Sin embargo ahora sí que hay oferta en firme y el preparador de un grande de la Premier League le quiere para su equipo, por lo que el jugador y el club blanco aceptarán la transferencia en enero.

De esta forma se pone fin a un idilio que nunca terminó de funcionar. Es cierto que tuvo picos positivos, algunos incluso excelsos, pero también es verdad que fueron muy breves. No es una máxima en el Madrid que lo bueno, si es breves, es dos veces bueno. En el Santiago Bernabéu hay que hacerse ilustre desde la regularidad, mantenerse en el tiempo, solo así se consigue el aplauso perpetuo de la grada merengue. A veces ni con esas.

Benzema en Mallorca

Gareth Bale lo sabe bien, aunque el suyo es un caso diferente ya que ha estado dentro, fuera y otra vez dentro porque le bastan sus fogonazos para atraer al hincha madridista. Eso a Isco no le pasa, su físico es limitado y cuando su calidad baja, y lleva mucho en horas bajas, su rendimiento se resiente. Se las tuvo por ello con Zidane, con Solari y ahora Zizou, y tras la debacle de Mallorca (donde el malagueño fue titular) el galo le ha perdido la confianza. El jugador lo sabe, el míster francés ha sido claro con él y esta vez el club no sale en su defensa. Acorralado, Ole Gunnar Solskjaer ha preguntado por él (visto que Martin Odegaard está imposible), y eso ha hecho el resto.

Isco se va y parece que en Madrid no le van a llorar. Por delante suyo hay demasiados jugadores ya y todos parecen mejores opciones. Además el media punta quiere jugar la Eurocopa y no se ve con fuerzas para luchar un puesto en un conjunto blanco con el agua al cuello, con la grada en su contra y una presión inaguantable. Además en el United le quieren de titular indiscutible como hombre creativo, libre y en un equipo que ya no puede ir a peor.

Ahora solo hay un obstáculo, Florentino Pérez no le va a regalar y su precio inicial son 80 millones de euros.