¡La plantilla contra Messi! No le quieren de titular

El jugador no está en su mejor estado de forma y encima no asume su situación

La nueva lesión de Leo Messi no deja de evidenciar una cosa que es muchas veces complicado: ha pasado el tiempo. Mucho. Demasiado incluso. Muchos no queremos que pase pues somos presos de nuestra melancolía. Escuchas a Alex Ubago en una noche de lluvia y te pones a pensar y a uno le entran los 7 males. Rivaldo contra el Valencia, Seedorf desde el medio campo contra el Atlético, Cañizares llorando después de perder contra el Bayern la final de la Copa de Europa. Qué jóvenes éramos.

El tiempo ha pasado desde que Messi debutará con el Barcelona. Desde su debut hasta ahora Leo ha demostrado lo que muchos decían y veían cuando era un niño de 15 años y jugaba en las categorías inferiores del Barça: es un súper clase. Más que eso, puede que cuando se retire muchos le consideren como el mejor jugador de la historia. Otros le recordarán como uno de los mejores. Pero lo que nos ha dado Messi estos año no se puede describir solo con las palabras. Es y ha sido el mejor en sus años de carrera.

Ahora le vemos caer en el suelo y temblamos. Vemos que su final está cada vez más cerca y su dolor se convierte en el nuestro. Ayer cuando el médico le trataba el abductor todos queríamos cambiarnos por él. Como si pudiéramos reconstruir a Messi con músculos ajenos para que siguiera jugando muchos años más. A lo doctor Frankestein.

Messi es el mejor amigo de Suárez. Suárez solía ser el mejor amigo del gol. Pero este año están reñidos. Ha estado lesionado y su estado de forma no es el mejor. Ayer hizo un partido mediocre y fue sustituido. Entró Ansu Fati que revolucionó al público y al partido. En la plantilla la relación entre Messi y Suárez se empieza a ver como un mal para el equipo.

Suárez debe descansar más y afinar su forma antes de ser titular indiscutible de nuevo. El jugador lleva 4 años sin marcar un gol en Champions fuera de casa. El bloqueo lejos del Camp Nou es total.

Messi debería dejar su corazón a un lado por el bien del club. Es hora de sentar a Suárez.