Robert Moreno recibe un regalo inesperado, ¡también lo quiso Luis Enrique!

La batalla entre ambos parece no tener fin

Robert Moreno ha pasado de ser un completo desconocido a una de los nombres más habituales en cualquier tertulia de fútbol. El que fuera seleccionador español, de manera breve e inesperada, dirige ahora al Mónaco al que intenta recuperar de dos años donde está rozando el descenso. El entrenador catalán quiere que el club monegasco vuelva a competir por la Ligue 1. Para ello la directiva del club del Principado le va a fichar a un jugador que en su día Luis Enrique quiso para el Barcelona, ¿la casualidad?

Y es que la vida de uno ya no se entiende sin el otro. Robert Moreno fue el escudero fiel de Luis Enrique durante años. Juntos fueron a Roma, Vigo, Barcelona, la Selección… hasta que Lucho tuvo que dejar el cargo y Robert Moreno fue el elegido para llevar a cabo la transición. Después Luis Enrique decidió volver y todo lo que vino es un capitulo negro en la historia de cualquier amistad.

Desengaño, traición, ego… cada uno lo llama de una manera. Pero lo único cierto es que el asturiano decidió no contar más con Robert Moreno por haber sido “desleal”. Hace pocos días Moreno reconoció que había actuado siendo egoísta y que cualquiera en su situación hubiera hecho lo mismo. Permítenos dudar.

El caso es que el Mónaco necesita refuerzos. Robert Moreno dio una lista a la secretaría técnica donde había una serie de nombres. Entre ellos el del extremo del Nápoles Mertens. El belga estuvo a punto de fichar por el Barça, Luis Enrique le quería para revolucionar los partidos, pero no se acabó dando.

Robert Moreno

Ahora el Mónaco le ofrece un contrato de 2 años a razón de 5 millones al año. El jugador belga, que lleva en Nápoles unas cuantas temporadas, ve como ha perdido peso en el equipo y como Gatusso apenas cuenta con él. Además, tiene 32 años y es buen momento para buscar un contrato final. La salida del club napolitano es una buena opción y el contrato que le ofrece el Mónaco es jugoso.

Al final de nuevo el nombre de Luis Enrique y Robert Moreno acaba cruzándose. No falla.