Sorpresón: Militao al Atlético y Felipe al Real Madrid

El destino de los centrales que cruzan sus caminos

En el mundo del fútbol se ha visto prácticamente de todo. Tanto es así que uno apenas se sorprende por las noticias que surgen en este deporte o al menos a cada año que pasa merma la capacidad de sorprenderse ante esta o aquella noticia. Sin embargo, aunque esto sea así, este deporte nunca pierde esa habilidad para dejar a uno con la boca abierta, y sino espera a leer esto…

Resulta que el verano pasado, cuando tanto Real Madrid como Atlético de Madrid buscaban nuevo central de garantías para reforzar y renovar su defensa, ambos cruzaron sus caminos hasta más no poder. Por un lado, el Atlético estaba buscando un jugador que reemplazase la marcha de su lateral y central, Lucas Hernández, al Bayern de Munich y pensó en Militao como hombre ideal. Negoció con él y con el Oporto, club con el que mantiene unas excelentes relaciones, para ficharlo y todo estaba hecho hasta que Florentino y los suyos se metieron por el medio pagando mucho más dinero del que el Atlético estaba dispuesto a pagar, 50 millones de euros.

En ese momento los de Enrique Cerezo tuvieron que virar para buscar nuevo sustituto y no se alejaron mucho de Militao, fijándose en el central que le había quitado el puesto al ahora madridista y desplazándole al lateral izquierdo, Felipe. El brasileño de 30 años de edad había sido objetivo del Real Madrid pero le acabo descartando por su edad, ya que de ficharle no hubiese conseguido rejuvenecer a su pareja de centrales titular, la conformada por Sergio Ramos y Rafael Varane. 

Militao

Finalmente Felipe terminó siendo el recambio de Godín, ese central de garantías seguro y fuerte que concede muy pocos fallos a lo largo de una temporada y que fija muy bien a las delanteras rivales. El precio el ya conocido, 20 millones de euros. Y así fue como Felipe terminó en el Wanda y Militao en el Bernabéu, aunque muy cerca estuvieron de seguir caminos totalmente diferentes uno y otro.