Top Secret: Liverpool y Real Madrid pelean por estrellas de uno y otro

Ambos quieren a cracks del otro equipo

A veces se trata de fichar a jóvenes talentos y casi siempre de hacer las incorporaciones que mejor se ajusten a las características del equipo y a su entrenador, aunque ¿quién no quiere a los mejores jugadores del mundo jugando en su club? Al fin y al cabo, los místers van y vienen pero son las estrellas las que pueden crear su historia desde la filosofía de club. Y en esas están un Real Madrid que ansía fichar a Sadio Mané o Mo Salah y un Liverpool que quiere hacer lo propio con Isco Alarcón.

Los reds no son un equipo que suela gastar, al menos durante la etapa de Jurgen Klopp, grandes cantidades de dinero en jugadores top (Van Dijk es la excepción), sin embargo el mercado y las necesidades obligan a todos los gigantes del continente a mantenerse competitivos mediante la incorporación de futbolistas referenciales. Un ejemplo de ello es el mismo Virgil van Dijk, que le ha dado toda la personalidad defensiva a los de Anfield.

Isco Alarcón

En este sentido, a los equipos de Klopp, de ritmo e intensidad muy alta, le vienen bien jugadores con perfil polifacético, donde puedan a la vez sacrificarse en defensa y ser eficaces en ataque. Y esa faceta le ha sorprendido al alemán de Isco Alarcón esta temporada. Klopp le ha visto gastar tanta energía en la transición de ataque como en defensa en el Real Madrid, eso, unido a su calidad, le hacen posicionarse como un fichaje deseado por el ex del Borussia.

Ahora bien, el de Arroyo de la Miel pertenece al Real Madrid, que está llamando a su vez a las puertas del coliseo de la ciudad de Los Beatles, sobre todo por si falla este verano la opción Kylian Mbappé, su deseo primordial. En la ciudad del norte de Inglaterra saben que los blancos no esperarán a estar otro año con Karim Benzema como única estrella referencial y querrán juntar a más futbolistas contrastados junto al francés, Eden Hazarad y, posiblemente, Gareth Bale. Y Mané y Salah son los favoritos. Puede haber negocio si la decisión de salir de uno de los dos puntas del Liverpool es irrevocable.