Un secreto bomba aleja a Neymar del Barça (y Leo Messi es el culpable)

Es uno de los factores determinantes que pueden hacer al brasileño firmar por el Real Madrid

Neymar es un jugador diferente. No total, pero si hablamos de un momento de buena forma y de máxima concentración, existen pocos jugadores que puedan siquiera acercársele a su capacidad de desborde. Y eso es lo que llama la atención al Barça y al Real Madrid del brasileño, por eso pujan con fuerza por él. También por los infinitos tesoros de marketing que atraer la figura del 10 de la canarinha (nos son baladí, toda vez que una ingente cantidad de marcas están detrás de cada aparición de ex del Barça).

Pero en el terreno de lo estrictamente deportivo, Neymar es insuperable en el 1 contra 1. El brasileño tiene un repertorio casi ilimitado de fantasía y capacidad para salir bien encarado a izquierda y derecha, posee una rapidez endiablada en la conducción y se perfila con ambas piernas, además de que hay pocos futbolistas con la potencia en el arranque del brasileño. Si Neymar coge espacios, échate a temblar.

Neymar, entrenando con el PSG

Por el contrario preocupan sus últimas lesiones, que le han apartado de los momentos críticos de la selección y del PSG, perdiéndose algunos de los choques más importantes de ambos equipos. Incluso, en este sentido, se ha llegado a publicar que el pie del americano sufre una lesión crónica y que le va a hacer susceptible de sufrir más lesiones en el futuro.

Y aún con todo, entre los pros y los contras, incluyendo en estos su vida extradeportiva, son pocos los equipos que no teman tener en frente a un Neymar enchufado. El entorno del futbolista confía plenamente en que el jugador es capaz de volver a coger la forma y alcanzar la cima, incluso por encima de Cristiano Ronaldo y Leo Messi. Desde luego, en cuanto a condiciones, podría hacerlo.

Y esa es la razón que bloquea la decisión que atañe más estrictamente a Neymar. Por eso no habla en público. Y por eso se fue del Barcelona. Neymar quiere ser el mejor y no vivir a la sombra de nadie y la de Leo Messi, que ya la conoce, es demasiado alargada. Neymar no la quiere, desea ser Balón de Oro y ese factor le atrae del conjunto de Concha Espina, un equipo con gran facilidad de construirlos. En secreto, el jugador espera la oferta que satisfaga a PSG y su entorno y vestirse de blanco. En el Bernabéu puede liderar y ser el mejor. Su sueño encubierto. Neymar sí tiene esa ambición y puede ser determinante.