¡Cerrando bocas! Dijeron que no valía y ahora le llaman el "Messi español"

El jugador fue menospreciado por sus compañeros pero ahora solo pueden alabarle

Ningún comienzo es fácil. Irte a un nuevo país, tener que hacer nuevas amistades, conocer nuevas culturas. El choque es importante y cuanto más joven lo haces quizás más cuesta. Es el caso por ejemplo de Cristiano Ronaldo.

Cuando el portugués abandonó Madeira para ir a jugar al Sporting de Portugal tan solo tenía 12 años. Un crío fuera de su entorno. Sufriendo el día a día y llorando porque echaba de menos a su familia. Lo normal en un niño. No es fácil para nadie y menos para alguien de tan temprana edad. Pero Cristiano aguantó, supo aguantar y eso le hizo ser el jugador que hoy es. No esto una crítica a aquellos que deciden volver o abandonar el sueño, pues el caso de Cristiano es uno entre un millón y no está donde está por haber aguantado el sufrimiento a tan temprana edad. Las condiciones que tenía ya venían de fábrica. En Lisboa curtió la mentalidad que tiene ahora. Eso sí que se lo debe Cristiano a su paso por la academia lisboeta una vez dejó Funchal.

David Silva se fue a Inglaterra convertido ya en futbolista. Antes de triunfar en el Valencia hizo la mili en Eibar y en Vigo. En Valencia demostró lo buen futbolista que era y un City en busca de joven talento le reclutó allá por 2010. Solo tenía 23 años pero ya era fijo en la selección y su talento en España estaba más que probado.

Pero sus compañeros en Manchester cuando le vieron llegar no pensaron lo mismo. Lo ha explicado hoy mismo Joe Hart. Dice el portero inglés que cuando le vieron aparecer, tan delgado, solo capaz de jugar con una pierna y habiendo valido 30 millones no entendían nada.

Además le veían bajito. En los entrenamientos Silva fue demostrando su calidad. Cerrando bocas. Hoy Manchester se rinde ante él. Es historia viva del club en este que será su último año como Citizen. 404 partidos , más de 70 goles metidos y la friolera de 135 asistencias de gol. Unas cifras de auténtico crack.

En Manchester le llaman el Messi español. Pero en España no lo hemos podido disfrutar. Mourinho dijo que no tenía físico para jugar en el Real Madrid. Florentino le hizo caso. Hart pensaba lo mismo… pero no le escucharon. Ahora lo agradecen.