El crack que tiene pie y medio fuera de la Premier y ya suena para el Barça

No le van a faltar novias y Leo Messi y Ernesto Valverde le ven como un gran refuerzo ¡en invierno!

Las aguas, en cuanto a resultados se refiere, parece que empiezan a encauzarse por el Camp Nou. Y es que no hay nada como ganar para acallar voces, tanto dentro como fuera del club. El Barça tiene problemas internos gordos, casi irreconciliables que sitúan al presidente al frente de al menos otra facción contraria a la de varios de los capitanes del equipos. Sergio Busquets aparte, Gerard Piqué y Leo Messi, al que siempre acompaña Luis Suárez, se la tienen jurada a Josep Maria Bartomeu por Neymar y por Antoine Griezmann, ni entendieron ese movimiento ni creen que haya sido inteligente introducir la variante de El Principito en el tipo de esquema con el que juega el Barça.

Tácticamente, no les falta razón a los jugadores. Con Leo Messi centrado y descolgado de la línea de ataque, moviéndose entre líneas, lo que menos necesita el equipo es otro perfil Messi (si alguien es capaz de acercarse remotamente a eso), que es lo que supone sobre el campo la introducción de Griezmann. El francés, en cualquier caso, lo que no puede llegar a ser es un extremo mordiente, con verticalidad y capaz de trazar pases paralelos que aproveche el crack argentino, algo que sí hacen Ousmane Dembelé y hacía Neymar Junior. Y eso a Messi le lleva a los demonios.

Griezmann, en el Barça

Otro problema del Barça es la desconexión entre los medios y la delantera. Por momentos se ha visto al equipo muy plano, sin un jugador que introduzca un pase revolucionario que rompa líneas. Pero el mercado ofrece posibilidades de este tipo y hay una que gusta a todos y está al alcance: Mesut Ozil. El ex madridista (y esto gusta porque dolerá en el Santiago Bernabéu verle de blaugrana) tiene sus horas contadas en el Arsenal y espera salir este mismo invierno de la Premier League.

Y para Leo Messi, que ya le conoce y sabe del nivel que puede dar el alemán, y Ernesto Valverde es una solución perfecta contra los atascos y el juego llano. Ozil tiene calidad para el desborde y capacidad de filtraje de pases entre líneas: una conexión perfecta y rápida con Messi, Suárez y los dos franceses. El nombre del germano está sobre la mesa y podemos esperar movimiento en los próximos meses de cara a la ventana invernal.