Este es el delantero bomba del Madrid “le quiero a él, necesitamos su gol”

Florentino Pérez cambia el rumbo y se lanza a por el elegido por Zidane

La mayoría de analistas de fútbol coincidieron ayer en que el Real Madrid fue superior al Barcelona en el Clásico disputado en el Camp Nou. Lo fue en muchas facetas del juego, especialmente en la movilidad y fortaleza de su medular, pero también en cuanto a oportunidades generadas. Si bien Messi y Jordi Alba pudieron marcar, los blancos tuvieron varias de Fede Valverde, un gol anulado a Gareth Bale y dos penaltis no pitados a Varane. Al final, el balance es favorable al Madrid.

Zinedine Zidane

Eso sí, en lo moral, porque en lo pragmático las cosas siguen igual en lo alto de la tabla clasificatoria: un punto para cada uno y el Barça sigue aventajando al conjunto de la capital de España en dos tantos en el goalaverge particular entre ellos (los catalanes poseen 43 tantos a favor, por los 33 de los madridistas; mientras que los culés han encajado 20, por solo 12 por parte merengue), que es lo que les permite seguir líderes. Y eso es precisamente lo que tiene mosca a Florentino Pérez, a la afición blanca e incluso al propio Zidane.

El Madrid necesita gol, no basta con Karim Benzema. El francés no tuvo su día ayer, como su homólogo en el Barça Leo Messi (ambos acumulan 12 goles esta temporada y son los que comandan la tabla clasificatoria del pichichi), y los de Zizou lo pagaron. Bale no es CR7 en esta faceta y la ausencia de Eden Hazard quitó profundidad al equipo. Hace falta algo más, según el técnico francés se necesita un nueve al uso o al menos un marcador nato.

Y lo tiene elegido. Le gusta y le parece una excepcional inversión, por edad y capacidad. Y ese no es otro que Sadio Mané. La deliberación del delantero del Liverpool ha convencido al máximo dirigente merengue, Florentino, y tanto que se lanzarán a ficharle incluso por delante de Harry Kane, que era el gran anhelo antes del asalto en su último año de contrato, y por tanto de la temporada 2021, por Kylian Mbappé. La Premier está conmocionada.