¡Novedades! La victoria del PSG ayer propicia el primer fichaje del 2020

El clinic de fútbol del equipo parisino enamoró a toda Europa

Lo de ayer por la noche entre el PSG y el Real Madrid fue una demostración de lo que realmente es el fútbol. Si ponemos a ambos equipos en un video juego, con sus medias y sus atributos, pocos dudarían de escoger al Real Madrid. Con Gareth Bale, Hazard, Karim Benzema, Toni Kroos… jugadores de un nivel estratosférico que te pueden dar la victoria en el mundo virtual. Pero es que en el mundo real eso no gana partidos.

Lo gana el trabajo, el esfuerzo, los automatismos. El Real Madrid estuvo ayer lejos, muy lejos, de ser un equipo capaz de ganar un título esta temporada. Y lo más triste para el equipo blanco es que se veía venir.

zidane

Veíamos que la debacle del equipo entrenado, cada vez hay más dudas sobre esto, por Zinedine Zidane podía darse en cualquier momento donde el rival no fuera, con todos los respetos, el Real Valladolid o el Levante. El equipo en Liga ya había dado muestras de debilidad pero lo de ayer fue la confirmación que todos esperábamos: este equipo está lejos, muy lejos, de ser un equipo trabajado y hecho al fiel reflejo de su entrenador.

Es un equipo sin identidad propia. Y un equipo sin identidad está muerto. No tiene criterio ni planes establecidos aparentes. Dejar todo al talento es una lotería que en partidos como los de ayer rara vez vas a ganar.

Enfrente un equipo con sus estrellas en la grada de risas, por lesión o por sanción, Neymar, Mbappe y Cavani disfrutaron, yo no lo haría tanto si pienso que sin ellos el equipo funciona mejor, del recital de fútbol que dio ayer el equipo de Tuchel.

El entrenador sí que ha dotado a su equipo de una identidad clara. Sabe a lo que juega y tiene un plan que ayer mismo se reflejó. Los extremos actuando de interiores para dar mucha amplitud y profundidad a los laterales, el delantero cayendo para recibir de cara, los medio centros con mucha libertad en ataque y con responsabilidad de lanzar al equipo a la presión conjunta, actuando sobre el rival cuando está de espaldas y sin dejar maniobrar al Madrid.

Un clínic de fútbol en 90 minutos que ha puesto a Tuchel en órbita del Manchester United. En Inglaterra un entrenador alemán como Klopp ha revolucionado el fútbol. Ahora ven en Mancehster a TUchel como una opción de hacerles crecer como ha hecho Klopp con el Liverpool. Ambos vienen de la escuela Borussia pero son diferentes.

Solskjaer sigue trabajando para exprimir a los suyos pero sabe que si no clasifica al equipo para Champions no seguirá otro año en Manchester. Tuchel sigue haciendo mejor al PSG y con un único objetivo: ser campeón de Europa. La gloria y el Manchester el esperan.