Palo definitivo a Florentino Pérez y Zidane (pinta mal)

Se les rompen los esquemas

El Real Madrid es un cúmulo de sonrisas y buenas sensaciones en Montreal, Canadá, durante la pretemporada, al menos, en lo estrictamente futbolístico. Los nuevos jugadores se están adaptando a la perfección tanto física como socialmente. Desde Kubo a Hazard, cada uno ya toma la iniciativa en los entrenamientos y se están viendo grandes muestras de calidad que hacen ilusionarse a Zinedine Zidane.

Los tiempos van bien, al menos con los que están. Falta justo un mes para el inicio de La Liga, 18 de agosto, la fecha señalada. El Madrid quiere aspirar a todo desde el inicio y afrontar los primeros partidos con la máxima confianza, inspiración y decisión de la plantilla: creen que muchas ligas se les han ido antes del parón invernal y lo quieren evitar. Eso no puede ocurrir este año, y trabajan para ello.

Zidane, con el Madrid

Parece que todo sigue el curso normal, pero no es así. Llegan noticias poco alentadoras desde Manchester. Es cierto que se están dando pasos de gigante con los dirigentes de Old Trafford en el intento por contratar a Paul Pogba, el deseado por Zizou, n obstante hay un gran obstáculo que está dificultando mucho la operación: Ole Gunnar Solskjær. Al técnico de los Red Devils le cuadran las incorporaciones y con los refuerzos de Harry Maguire y Bruno Fernandes, más alguna sorpresa de última hora, que bien podría ser James Rodríguez, y, por supuesto, sin perder al mediocentro francés, le sale un plantel de garantías.

Sabe del fuerte interés del Madrid y de la decisión de Pogboom de irse, pero está tentando con agasajos que le hagan cambiar de opinión a uno y, a la vez, remitan las aspiraciones de los otros. El último es ofrecerle la capitanía del equipo, crear un proyecto en torno a su figura, donde Pogba sea amo y señor del vestuario y el campo. Asimismo, presiona para subirle la ficha, algo que para Mino Raiola sería música celestial.

Mientras, para el Real Madrid estos movimientos suponen un paso atrás importante y estarían detrás de otra tasación al alza, 200 millones, por Pogba. El tiempo vuela y vuelven a verse más lejos que cerca de vestir al campeón del Mundo francés de blanco.