Pep Guardiola arruina otra carrera de un crack mundial

Consternación e indignación en Inglaterra por la decisión del catalán

El fútbol nunca entiende de tiempos oportunos ni de necesidad. Lo que tiene que pasar pasa sin explicación aparente. Hay factores que nadie puede controlar. Una lesión muscular antes de una final, una enfermedad antes de un gran partido que te deja en un bajo estado de forma, un problema personal que te afecta psicológicamente y no te deja rendir en el momento clave de la temporada. Son tantos factores los que hay que controlar que a veces parece increíble los entrenadores cometan errores que pueden condenar la carrera de un jugador o el bienestar de un club.

 

Es lo que  están pensando en Inlgaterra en este preciso instante. Cómo es posible que un entrenador del calibre de Pep Guardiola ha cometido un error tan grave. Alguien con su experiencia y con sus partidos a la espalda, también como jugador, no puede permitirse el lujo de hacer lo que hizo contra el Liverpool el pasado domingo en la disputa de la final de la Community Shield.

La llegada al Bayern de Leroy Sané parecía un hecho. El ex canterano del Schalke 04 no quería continuar otro año en Manchester. El año pasado hizo su mejor año de su carrera, con 16 goles en todas las competiciones. Pero no contó con la total confianza de Guardiola y eso molestó al alemán. Quería salir y el Bayern de Munich estaba dispuesto a pagar más de 100 millones por él.

Además el club inglés que vive con el riesgo de sufrir una sanción por incumplir el Fair Play financiero veía la venta de Sané como una manera de aliviar la presión fiscal que estaban sufriendo. Todos estaban de acuerdo. Todos , parece ser, menos Pep. Que el Domingo le dio la titularidad a Sané contra el Liverpool.

11 minutos. Ese fue el tiempo que duró en el terreno de juego el jugador alemán antes de ser sustituido por lesión. En una carrera con el internacional inglés Alexander-Arnold Sané se rompió. Se partió el ligamento cruzado de su pierna derecha.

Otro crack al que Guardiola ha hecho crack. El Bayern paralizó ayer su compra y desde Manchester se llevan las manos a la cabeza. Guardiola con su decisión ha partido la carrera del jugador y encima peligra la Eurocopa para él. Inglaterra y Alemania no entienden a Guardiola. A veces no se entiende ni él mismo.