Primero Eric García y ahora él: Guardiola paga la venganza de Rüdiger

El central parece que tiene pie y medio fuera del Manchester City

Al igual que el fichaje de Erling Haaland por el Manchester City tuvo sus efectos colaterales en la salida de Gabriel Jesus rumbo al Arsenal, ahora el otro gran fichaje de Pep Guardiola, Kalvin Phillips, puede tener de nuevo consecuencias en el actual ecosistema de la plantilla. El jugador inglés llega para reforzar el centro del campo y además puede jugar puntualmente en posiciones más retrasadas, así que los casi 49 millones de euros que se han pagado por él van a dejar sin hueco a otros jugadores que ya estaban antes.

Ese es el caso de Nathan Aké. El holandés llegó hace dos temporadas al Manchester City y los citizens pagaron nada más y nada menos que 45 millones de euros por él (una cifra similar a la que acaban de desembolsar por Kalvin Phillips) pero ahora se va a quedar sin hueco en el equipo. Es cierto que nunca ha llegado a ser una pieza insustituible en el organigrama de Guardiola pero la temporada pasada sí que llegó a disfrutar de casi 1.800 minutos sobre el terreno de juego entre varias competiciones y eso le convertía en un recambio habitual de garantías que siempre estaba dentro de la dinámica.

Ahora, sin embargo, le sitúan lejos del Etihad Stadium ante la más que probable falta de oportunidades que va a tener el próximo curso. El portal web especializado 90min habla de que es el Chelsea el equipo que está insistentemente siguiendo sus pasos y espera poder llevárselo a Stamford Bridge de cara a la temporada que viene. Thomas Tuchel sabe que tiene que reforzar la defensa después de las salidas de Andreas Christensen y Antonio Rüdiger así que ha visto en Nathan Aké una pieza fiable para ser el refuerzo.

En Inglaterra hablan, de hecho, de que el Chelsea espera llegar a un acuerdo con el futbolista a finales de esta misma semana por lo que consideran que las conversaciones se encuentran ya en un estado muy avanzado. Eso sí, de lo que no se ha hablado todavía es de la cantidad que abonarían los londinenses al Manchester City ya que el futbolista tiene contrato todavía por tres temporadas más.